Poema VI

•August 29, 2015 • Leave a Comment

Rafael Román Martel

Poema VI

Y si avanzada la noche
Sientes mi nombre
Soy esa vinculación
Latiendo en tu cuerpo:
Una ansiedad que regresa
Con el viento de este otoño
Una locura enlazada
En labios con la agilidad del agua
Un golpe que se quema
Al costado de la vida
Y si cuando te vistes
Se te cae el cuerpo
Y suben los vestidos
Es que te he llamado
Año trás año
Despertándote en consecuencias:
Escribiéndote lirios como versos
Agitado en tu estrecha cintura
Y tú tan cerca
Y tú tan lejos.

UC 8 29 2015

Tan joven y tan viejo – Joaquín Sabina

•August 28, 2015 • Leave a Comment

Robbie Williams Millenium

•August 27, 2015 • Leave a Comment

Poema IV y V

•August 25, 2015 • Leave a Comment

Por Rafael Román Martel

“Y al domitorio el pan de cada día”
Joaquín Sabina

IV

De un cálamo libre me marcaron tus labios
Inchado de la sangre que los llena
Hace ya muchos años
La noches que nos extrañaron
Y nos encontraron
Ese almanaque fugitivo
Que se antoja en repetir
Tu cintura trompeando mis brazos
Una vez más
Una vez más
Si así lo quieras
Una guitarra que baila
En tu hermosura
Y tal vez la vida entera
Espinas y golondrinas dejaría
Donde pernoctaron mis besos
En plenitud toda una vida
Toda una vida:
El nacimiento de tu pelo
Y tu piel
Son sacramentos
Y brillan
Tus ojos encendidos
Me calan las entrañas
Y al dormitorio el mar de cada día
Nos asalta y nos firma como un cuatro
De julio
Donde somos libres
Y tal vez la vida entera
Me quedaría
En el jardín de tu quimera
Tu nombre me suena a palma
Y a primavera
Tus ojos son una emboscada
Me calas la raíz de aquellas venas
Que dejé en los momentos, esos
En que te tendría
Al borde de los besos
Al borde de un suicida
Perdido en el grito de mi nombre
Nos regalamos las penas
Y le cobramos a la vida
Su extensa rentería.

UC 8 25 2015

V

Cinco son los puntos de esa estrella
A media luz
Con lazos en la piel embadurnada
A medio corte de un vestido
De rocío y voz de madrugada
Cinco son los puntos del olvido
Que persistió en abrirnos los puentes
A granadas rosa y con tu rostro
Ya en mis manos
Ya un ser independiente y clavado
En los cinco gemidos de la media luna
Cinco las horas
Que huyeron
A lo largo de la vida
Sembrando sus alegres manecillas
Que jamás se olvidan
Qué nos rasga el fuego de los besos
Esos a las cuatro de la mañana
Son cinco
Cinco pétalos ensangrentados
Que se borran gota a gota
Que arrasan las mejillas
Nos mueven de arriba a abajo
Y los rayos penetran la ventana
De tus deseos en la guarida
En la que hemos sido amor
Un universo.

UC NJ 8 25 2015

¡BIEN DICHO! Si no le Gusta Recoja y Váyase para ‪Cuba‬

•August 25, 2015 • Leave a Comment

Interesting documentary on the great Trajan’s Column

•August 22, 2015 • Leave a Comment

Tribute to Ricky Ricardo Sordo † 1958-201

•August 22, 2015 • Leave a Comment

Rafael Román Martel

(Originally a note for FB it became an article published on July 25, 2015)


As I write this my friend Ricky Ricardo Sordo will lay in his wake in Miami tomorrow. I am sorry I can’t be there. Now he is in a better world because he is a good soul. I met him in my High School years, at the now legendary Emerson High School, where two generations of Cubans were americanized by mostly Italian-American teachers. They were tough but they taught us the American way. And we took off and did something meaningful out of our lives. Ricardo was a hard working kid since I met him. Honest, a good friend, and over all kind and gleaming with joy.

He always took care of himself and his family. I met his parents: great people like his brother.

Ricardo had a special love for cars, and he always had a great looking car-with white bands on its wheels and impeccably clean. He loved big cars with presence, like a Buick he had in the late 70’s, a sort of light greenish car which he always kept in excellent condition. He took special pride in his cars.

He had an affable personality and he always tried to be nice to everybody he knew. Like his ex-wife Michele wrote: “He never met a stranger”. Never. He would stretch his hand and shake it and made you feel you were his friend, and in his purity of soul he was.

He would be betrayed later in in life by some of those he trusted the most but he never looked back. He always kept grudges and hate far away from him: he just moved on.

He loved to dance when the disco era created the NY Hustle, and he was very good at it. Just like he took care of his cars he did with himself, always dressed with taste and elegance. He was graceful in his manners, paused, controlled, always had a smile in bad times: he was a believer in Christ, and like all true believers he reflected that in his behavior.

In the turbulent late 70’s they shot and killed his cousin in NYC, and he was hesitant to go to the clubs in the city for that reason. It was a crazy time in NYC, specially late at night yet Ricky drawn by the best dancing in the world went with us to the best discos in New York and stayed until 7 am, when at starship Discovery 1 the crowd slammed their feet so hard in the dance floor for the DJ not to stop the music he would play James Brown’s records to get everyone exhausted.

Ricky would not stop dancing.

He loved a club in NJ: The Soup Factory, where we used to go sometimes two times a week. Fridays was Cameo, Saturdays New york City: Starship Discovery 1, Sundays Strawberry’s. It was 1976 to 1978. There we saw The Tramps, Gloria Gaynor, and many others when they presented their hit records in 1976 early 1977. On weekdays the admission was $3. Imagine? Gas sold for 45 cents a gallon regular. As a dancer Ricky became a regular in a local TV program the Soup Factory aired locally featuring the best artists of the time.

It was a unique era. People were sick of Watergate and the War in Viet-Nam, and they just wanted to dance, to get away from all of the craziness of the early 70’s. So Disco became the answer. It was the place “where the happy people go”. Ricky enjoyed all to the max. He wasn’t interested in politics. Probably he had had enough in Cuba. And unlike me never became involved in the struggle. He never even talked about it, except to say the obvious: that Fidel Castro was the devil.

He would calm us down. I clearly remember coming out of Starship Discovery 1 on 42 St. and 9th and starting to do push ups in the middle of the street and starting to take my shirt off. My friends Ricky Sordo and Tony Ehlers would take me to the car while the parking attendant said: “What did he take man! Give me some of that shit!” Truth is that I only drank a couple of shots in a time when drugs in the form of anything were easily available. For those who did not lived the late 70’s in the New York night scene, lines were easily seen in tables, some people probably got high just from the smoke of pot. Alcohol was included in the admission ticket of $15 at Starship, no limits. I was 18. Tony was even younger. Our thing was to dance… and we liked women. Where is the crime? The late 70’s were the ultimate high of the sexual revolution, the epitome of social freedom in our society. Ricardo enjoyed it to the fullest.

He was always calm and collected. He was always friendly and likeable. He had a good mind for electronics. In Englewood he worked assembling the electronic parts of the wrapping machines.

I never in those years, saw him get angry or resentful or hateful towards anyone.

Never.

On the contrary, as a true friend he was a balance to my aggressive personality. In those days I was restless. I was many times lucky and I felt protected by Christ. Or both. Ricky would always hold me back. When he couldn’t he would be there like in September 1977 when I fought a guy much taller and older than me at Journal Square in Jersey City. I ended up with a bloody face. A dozen stitches in my left eyebrow and ended up in what was then Hudson Hospital on Park Avenue in Union City where it was Ricardo who took me in his car. I fought back hard and the other guy ended up with a broken nose and all bruised up. I guess some people are afraid of their own blood, and I had him. He was mine. He started stumbling back and seconds from falling and I remember the calls of Ricky, Idania, and Conchi-her sister: “¡Dale Rafi!”. I threw another left hook and he was almost down when his friends jumped in and one of them said “You’ve done enough brother, I got him!”. Ricky jumped in and said “This is also my brother!” The guy back down. That was Ricky. Not violent at all but all friend. The cops came in but I did not have to fight that other guy who’d most likely hurt me thanks to the fact that I had my friend with me. I always love him and respect him for the courage and loyalty he showed that day.

Ricardo Sordo was a man of peace. A man of God.

He had a special respect for Leandro Pineda and Jesús Ferrer, and also ‘Santiagito’, the dancer. In the Summer of 1977 we all worked at a company that built huge wrapping machines for refrigerators. Leandro and Jesús are great hustle dancers and real stand-up guys. Santiago, anoher Cuban-American who was probably at the time one of the greatest hustle dancers in NY.

On July 13 1977 the lights went out in New York City, Sordo, his cousin who was visiting from Miami and myself were in Times Square, in an Burger King , out of all places, whose management threw us out-the New York way-as soon as they realized what was happening. We managed to get to the Port Authority bus station through the chaos on 42nd Street. Luckily Port Authority had its own plant, we felt saved and thankful as we took the next bus to New Jersey.

He had a passion for cars, nice clothes, music, food, jewelry and women. And he rejoice in them all. He enjoyed his thirst for live and was always willing to share with his friends generously. His father and him owned a dealership in the 80’s. The perfect business for a car lover.

His personality draw many young ladies. He befriended and dated many specially in the dance clubs. Paradoxically he would meet the “woman of his life”-as he told me many times-in a hospital. He was visiting his mother who just had surgery when he met the girl who shared his mother’s room. Blonde, beautiful and vivacious Michelle Padua captured his eyes right away, his heart soon after. It was 1981.

In 1982 they were married. Two years later Richard Jesus Sordo was born. He loved them dearly. In 1986 they moved to Florida where they established themselves. Always working, Ricardo owned a few companies.

In 1988 his mother Marcela passed away. It was a tough blow for him and his brother Barbaro, and their father Wenceslao. The couple had escaped Castro’s Communism and had established themselves in Union City with their two sons. Through their hard work, like most Cubans families, they bought their first house on 28th Street, in Union City in 1978.

In 1990 he bought a home in Kendall and moved in with Michelle and his son Richard. In 1997 they divorced. They had grown apart yet they always maintained a cordial relationship. Both always respected and loved each other. He leaves a six year old granddaughter: Madison Lynn Sordo.

He moved on and met his girlfriend Ada whose family embraced him like a father, a friend. One of her sons, Christopher even tattooed Ricardo’s face with a truck in his arm. For the last ten years of his life he drove around the United States with his truck. Traveling to all states, he would post photos of the places he drove back and forth on FB. Out of the whole country he would suddenly die in New Jersey.

His life was peaceful, a peace he transmitted through his unforgettable laughter and his kind ways, a peace that molded his life and my tribute to a man who loved and appreciated life.

God gives and God takes.

Many gifts He granted you my friend. Now, under the Huge Disco Ball in Heaven may you dance your way to eternity.

Union City, July 25, 2015.

Related reading: https://rafaelmartel.wordpress.com/2012/08/03/reunion-with-a-good-friend-after-29-years-ricky-sordo-visits-union-city/

El Honor de las injurias

•August 18, 2015 • Leave a Comment

Joaquin Sabina – Y sin embargo

•August 17, 2015 • Leave a Comment

MAGAZIN – SIJAMSKI BLIZANCI

•August 17, 2015 • Leave a Comment

La muerte de Lorca

•August 17, 2015 • Leave a Comment

Por Rafael Román Martel

Lea una edición revisada de este trabajo aquí.

Del carro que se estaciona a unos metros de la casa de la familia Rosales se bajan Ramón Ruíz Alonso, Juan Luis Trescastro Medina, quien pudo haber tenido lazos familares con Lorca ya que estaba casado con una prima lejana de éste, Luis García Alix, Sánchez Rubio y Antonio Godoy, el Jorobeta. Tocan a la puerta. Doña Esperanza Camacho de Rosales se asoma.

-Tengo orden de detener a Federico García Lorca, que ustedes tienen escondido aquí-sentencia Ruíz Alonso.

El poeta, que está en su habitación, baja las escaleras.

-Esto es un error….un abominable error-

-Vamos-responde Alonso.

El automóvil se aleja del número uno de la calle Angulo.

Era el 16 de agosto de 1936, en la pintoresca ciudad de Granada.

La madrugada del 19 al 20 de ese mes, sin juicio, sin ninguna acusación comprobada, sería asesinado, junto a dos banderilleros y un maestro, Federico García Lorca.

La España de 1936, sacudida por la turbulencia política culminó en preámbulo de la segunda guerra mundial. El 16 de febrero el Frente Popular gana las elecciones por un margen de 703,000 votos en la España Republicana que había nacido en 1931. Las luchas políticas entre la derecha y los comunistas y anarquistas se tornan sangrientas y el extremismo-de uno y otro bando-ocasiona un caos político que comienza a inquietar a los sectores más tradicionalistas y conservadores del país.

En la noche del 12 de julio cuatro falangistas le quitan la vida al teniente de las Guardias de Asalto José Castillo. Al día siguiente los republicanos asesinan al líder derechista José Calvo Sotelo. El ejército, que preparaba la sublevación, acelera sus planes: el 17 de Julio se inicia el levantamiento en el cuártel de Melilla, Marruecos español, luego se extiende hasta Cueta y Tetuán. El 19 la rebelión se expande a la península. Era el comienzo de la guerra. En New York llega la noticia el 19 de julio: “España registra alzamiento del ejército, fuerzas de Marruecos se rebelan; 2 ciudades en Africa son bombardeadas”. De esta forma encabeza el New York Times la primera noticia de lo que sería un extenso reportaje que se prolongaría a través de la guerra, provocando un ávido interés en el conflicto en los norteamericanos. Al día siguiente, junto a las fotografías de José Giral, José María Robles y el General Queipo de Llano, aparece la del general Francisco Franco, identificado como jefe de la sublevación.

Sería el comienzo de “La Cruzada”.

En la noche del 13 de julio Federico García Lorca se encontraba en Madrid. El poeta Juan Gil-Albert relató que la muerte de Calvo Sotelo aterrorizó a Lorca, quien abrumado le preguntó-¿Qué va a suceder ahora?- Visita a su viejo tutor Antonio Rodríguez Espinosa, al que le dice:-Se avecina una tormenta y me marcho a mi casa, estaré fuera de peligro allí

El 16 de julio es el último día que Lorca pasa en la capital. Le pide a Rafael Martínez Nadal que lo acompañe a tomar el tren hacia Granada. -Toma esto, si algo llega a suceder, destrúyelo todo. Si no, me lo entregas cuando te vuelva a ver-. Nadal recibe un paquete que contiene documentos personales de Lorca y se despiden. Federico reconoce, desde la plataforma, en uno de los carros, a Ramón Ruiz Alonso, el ex-diputado de las CEDA, al que llaman el “obrero amaestrado”, el hombre que días después formulara la acusación que lo llevaría a la muerte.

Los historiadores más serios sobre la muerte del poeta – Ian Gibson, Vila-San Juan y Marcelle Auclair- no llegan a un punto convergente en hallar causas directas para la acusación de Ruiz Alonso a García Lorca. Más bien, Lorca se había situado en una posición peligrosa en lo que era el comienzo de una guerra civil donde el antagonismo de clases e ideologías traspasó la infra humanidad y descargó los demonios de las cuentas personales, las envidias, la ambición. Sus simpatías por la República y el Frente Popular, sus declaraciones y asociaciones con izquierdistas no lo favorecerían en los días de la turbulencia. El papel de director artístico de la compañia de teatro rodante La Barraca, auspiciada por los izquierdistas, tampoco lo ayudaba a pasar desapercivido en una guerra de tales magnitudes, donde el odio y el resentimiento, añejados en siglos de represión, se desceñían incontrolablemente por ambas partes.

Como ejemplo de ello al principio de la guerra los nacionalistas fusilaban a cuarenta republicanos todas las mañanas-menos los domingos-en Valladolid, mientras que los “rojos” asesinaron, en tres años, a trece ovispos y a más de seis mil sacerdotes católicos. De las masacres dice Arturo Barea en el libro testimonial de Robert Payne-“Me estremecía la brutalidad y la cobardía colectiva de los espectadores”-.

Manuel Fernández Montesinos, alcalde repúblicano de Granada y cuñado de García Lorca; fusilado en los primeros días de la represión.

La afirmación de Garicano Suñer de que en aquellos días ver aun comunista “era como ver al demonio”, por otra parte, el hecho de que un sujeto, llamado Fernández de Dios, escribió al ministro de justicia para cambiarse el apellido a Bakunin, porque no quería tener nada que lo relacionara a Dios, ilustran el grado de animosidad que existía entre los dos bandos.

El saldo en tres años de guerra civil ha sido calculado entre medio millón al millón de muertos. Existen verdaderas contradicciones en las cifras, Hugh Thomas, por ejemplo, estima que la cifra oscila entre 410,000 a 600,000 muertos.

Lorca llega a Granada el 17 de julio. En una entrevista para el periódico El Sol en marzo de 1936 Federico había calificado a la clase media de su natal Granada como “la peor en España”. En cuanto a su posición como español había declarado: “Soy hermano de todos los hombres, y execro a la persona que se sacrifica por una idea abstracta, nacionalista sólo porque ama a su patria con una benda en los ojos.” Rotundamente, éstas y otras declaraciones identificaban sus simpatías con la república. Teniendo esto en cuenta, Lorca, muy lejos de ser un especulador político, calcula mal al tratar de refugiarse en Granada hasta que pasara “la tormenta”. Es, precisamente en las áreas rurales, provinciales, donde las revoluciones suelen mostrar sus ángulos más siniestros.

Federico no carecía de enemigos en el interior. La Fuente Ovejuna de Lope de Vega, representada por La Barraca, fue causa de disgusto y resentimiento para la derecha por “la supresión de toda referencia a Fernando e Isabel”. En Albacete, donde se presentó la obra durante el verano de 1933, la prensa local atacó fuertemente la obra, estos ataques se intensificaron por los próximos tres años. Por su fama, por el reconocimiento internacional que su talento iba labrando, la animosidad y el rencor agudizaban más en Granada que en Madrid o quizá en cualquier otra ciudad, porque en su pueblo lo esperaban las venganzas internas, la más tajante reacción hacia su postura liberal, universalista. Y por estar retirado de la capital tanto más vulnerable para que se materializara la inquina; tanto más fácil fue eliminarlo.

El poeta trató de pasar inadvertido en un sitio donde sería fatalmente señalado.

El 23 de julio los nacionalistas tenían control total de Granada, habiendo perdido sólo media docena de hombres. Desde el primer día que toman el poder se realizan fusilamientos en Granada. El edificio del gobierno civil se convierte en una cámara de torturas donde una de ellas, “el avión”, cobra una popularidad lúgubre entre sus víctimas. La acusación de un falangista o de algún ciudadano “de las derechas” se convertía en ejecución en cuestión de horas.

Lorca se refugia en La Huerta de San Vicente, propiedad de su familia. Allí, entre padres y hermanos, confía estar seguro.

Uno de los días del verano andaluz le preguneta a la niñera de sus sobrinos:

-Angelina, si a mi me mataran ¿llorariáis mucho?-

-¡Qué cosas tiene, señorito! ¡Siempre con esa manía!-

Ignacio Sánchez Mejías, torero a quien Lorca dedicara uno de sus más sentidos trabajos.

La Granada de 1936 estaba lejos de los días en que Lorca y Manuel de Falla organizaron el Festival de Cante Jondo (1922) o la que recuerda John Trend en 1919 cuando conoció a Lorca recitando en el Café Alameda donde se reunía la nata de la intelectualidad, en un periódo al que Gibson llama justamente “único” en la historia del arte granadino.

En aquel verano del ’36 en el comienzo de “La Cruzada” la ciudad había comnezaba a sufrir drásticos cambios y Federico también. Una premonición de muerte lo absorvía. Estaba inquieto, sombrío, como en la madrugada que en Castilla -según Neruda-Lorca presenció una piara de puercos avalanzarse y despedazar a un cordero, escena que lo aterrorizó. “Tres meses antes de la guerra civil, Federico me contaba esta historia terrible”-escribe Neruda. El poeta chileno interpretó este extraño suceso como “la premonición de su increíble tragedia”.

La familia García está comprensiblemente inquieta. Deliberan, discuten las posibilidades de pasar a Federico inadvertido en esta ola de terror. Manuel Fernández de Montesinos, cuñado de Federico y nombrado alcalde de Granada el 10 de julio, se encuentra detenido en el gobierno civil. Montesinos sería fusilado el 16 de agosto. La familia está consciente de las relaciones de Federico y el Frente Popular, de las declaraciones al diario madrileño La Voz. En diciembre de 1935 los catalanes le habían ofrecido un homenaje. A principios de 1936 había participado en homenajes a Rafael Alberti, Valle-Inclán y Luis Cernuda. Había firmado un manifiesto junto a Antonio Machado y otros intelectuales de izquierda. El documento estaba a favor de la “Unión Universal por la Paz” y fue publicado por el diario El Sol. El 1ro. de abril firma otro manifiesto, esta vez demandando la libertad del revolucionario brasileño Carlos Prestes. El 1ro. de mayo envía un mensaje a los obreros de España a través del seminario Ayuda, publicado por la Organización Roja de Ayuda Internacional. En las primeras semanas de mayo firma otro manifiesto antifacista y el 22 del mismo mes asiste a un banquete donde los asistentes cantan la Internacional.

La familia tiene suficientes razones para preocuparse. Los nacionalistas no tienen cabida para la misericordia ni para consideraciones de índole intelectual. Los comunistas han establecido la norma.

El 23 de julio el general Queipo de Llano había dicho en la radio:

“Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los rojos lo que es ser hombres. De paso, también a las mujeres de los rojos; que, ahora, por fin, han conocido a hombres de verdad, y no a castrados milicianos”.

“Dale café, mucho café”
General Nacionalista Queipo de Llano

Unos días más tarde Queipo de Llano habría dado la señal definitiva a José Valdés Guzmán, gobernador civil de Granada, que autorizaba la ejecución de Lorca:-“Dale café, mucho café.” En cuanto a sus amenazas por la radio, serían cumplidas con creces, por la barbarie en que se enfangan los hombres en la guerra.

Seguridad en Angulo, 1

“En efecto, era un gran poeta y se le fusiló en los primeros días en que estalló el Movimiento, cuando Granada estaba casi sitiada y en situación difícil. En esos momentos no se podía ejercer allí ningún control y las autoridades tenían que preveer cualquier reacción contra el Movimiento por elementos izquierdistas. Por eso fusilaron a los más caracterizados, y entre ellos a García Lorca.”
Francisco Franco
“Mis conversaciones privadas con Franco”
Francisco Franco Salgado-Araujo

La situación en la Huerta de San Vicente se torna peligrosa cuando dos hombres que rondean la casa reaparecen más tarde con un grupo armado buscando a Antonio Perea Ruíz, a quien califican de “rojo” y acusan de quemar la iglesia del pueblo. No hallando a Antonio hechan mano de su hermano Gabriel, casero de la Huerta. Lo comienzan a interrogar, lo atan a un árbol y lo golpean salvajemente. Federico protesta y es golpeado en la cara. Uno de los asaltantes le dice:”…Te conocemos bien, Federico García Lorca.” Se llevan a Gabriel, quien sería puesto en libertad días después. El suceso estremece a la familia. Se reunen. Consideran las alternativas. Hay que llevarlo a un sitio más seguro. La frase “te conocemos muy bien” los hace pensar en los poemas contra la Guardia Civil, La Oda al Divino Sacramento del Altar, que enfureció a Manuel de Falla por no expresar el debido respeto a la iglesia y, encima de esto, dedicársela a él. Su amistad con Ruíz Carnero, Alberti, Fernando de Los Ríos, sus simpatías con la república. Ahora pesa sobre ellos las declaraciones de Lorca al diario La Voz del 1ro. de abril de 1936, cuando admitió estar hablando como “un verdadero socialista” o la querella judicial que tuvo que enfrentar por el Romance a la Guardia Civil Española. Tantean las opciones. Salta un nombre. Manuel de Falla, respetado, “muy de derechas”, enojado con Federico. Se descarta. Después de analizar extensamente Lorca propone: Luis Rosales, el joven poeta granadino, amigo de Federico. En su familia cinco hombres, entre ellos “camisas viejas” y en conjunto una familia cuya casa era prácticamente el cuartel de la Falange en Granada. Deciden hablar con Luis: quien responde afirmativamente.

Días después está Lorca viviendo en Angulo No.1. Allí estaría seguro. ¿Quién podría hacerle daño en lo que era casi un santuario nacionalista?

Sus días en casa de los Rosales son aparentemente tranquilos. Lorca lee, toca el piano y conversa, pero también piensa y muestra el lado opuesto de su conocida alegría a lo que su amigo Guillermo de la Torre define como “su euforia contagiosa, reflejo del casi permanente estado de trance lírico en que dionísicamente vivía”. Ciertamente lo hostiga más que una premonición. Días antes, en la Huerta de San Vicente había recibido una carta anónima donde se le injuriaba y amenazaba. Esto, añadido a la intuición del poeta, intuición con que están dotados los que derrochan este tipo de sensibilidad y de talento, lo marcaba hacia un desenlace fatal encerrado en las profundas tardes de aquel verano andaluz.

Paradójicamente, Federico le había dicho a Edgar Neville el 15 de julio: “Me voy a mi pueblo para apartarme de la lucha de las banderías y las salvajadas”.

Federico lee y sale al patio, no sale a la calle los días que vive en la casa de Miguel Rosales Vallecillos y su esposa Esperanza Camacho Corona. Habla de un poema que piensa escribir y que- según Luis Rosales- titulará Adán. El historiador español José Luis Vila-San Juan afirma que Lorca le propuso a Luis Rosales escribir juntos un “Canto a los muertos de la Falange” aunque presenta sólidos testimonios que contradicen ideológicamente su insistencia. Pero Vila-San Juan, sagaz, profundo y objetivo en su análisis, persuade y convence de que, en efecto, García Lorca, propuso un himno al movimiento de José Antonio Primo de Rivera. Debido a su situación, a que “no tenía el valor físico de un Miguel Hernández”, y a la afirmación que le hiciera Narciso Perales al historiador, todo parece indicar que Federico-pese a que Luis Rosales lo negó-propuso a éste escribir el “canto” o “himno” a los muertos de la Falange.

La tarde del 16 de agosto se acerca un automóvil a la casa de los Rosales. Ninguno de los hombres de la familia se encuentra en casa. Del carro se apean Ramón Ruiz Alonso, el ex-diputado de la CEDA; Juan Trescastro; Luis García Alix; Sánchez Rubio y Antonio Godoy, el Jorobeta. Tocan a la puerta. Doña esperanza se asoma.

-Tengo orden de detener a Federico García Lorca que ustedes tienen escondido aquí-sentencia Ruiz Alonso.

Doña Esperanza protesta. Los convence de que no se lleven al poeta hasta que uno de sus hijos esté presente.

Lorca está en su habitación, baja las escaleras-Esto es un error, un abominable error-exclama.

-Vamos-dice Alonso.

Federico es trasladado al edificio del gobierno civil. Al entrar es golpeado con la culeta de un mosquetón de unos de los guardias de asalto. La acusación formal proviene de Ruiz Alonso. Se le acusa de “espía ruso”. La acusación, totalmente rídicula, es sólo el pretexto para eliminarlo. Miguel Rosales, hermano de Luis, quien acompañó a Federico al gobierno civil, se alarma. Doña Esperanza había conseguido que no se llevaran a Lorca hasta que uno de sus hijos estuviera presente. Ya en el edificio del gobierno civil Miguel Rosales pide que no se le lleve al poeta a los “interrogatorios”, sabiendo el atroz resultado de estos. Cayendo la tarde los García Lorca enfrentan la noticia del fusilamiento de Fernández de Montesinos, Concha, hermana de Federico es ahora viuda de Fernández Montesinos.

Para la familia ha sido una tarde siniestra.

Esa noche un muchacho falangista, al que sólo se le conoce como el Beret, puede ver a Lorca. (Tanto Marcelle Auclair, Ian Gibson y José Vila-San Juan afirman la existencia del Beret, aunque en sus investigaciones jamás pudieron hablar con él. No obstante, testimonios de los que le conocieron ratifican su visita a Lorca la noche del 16 de agosto) El Beret le entrega un paquete a Lorca, quien había pedido mantas y cigarrillos. El poeta se encuentra “pálido y desecho”. Un amigo de Federico, Julián Fernández Amigo, quien lo encuentra muy nervioso, también lo ve aquella noche. Amigo le deja unos cigarrillos. La familia Rosales espera a Luis y a José Rosales que llegan del frente. Indignados ante el arresto de Lorca, se presentan ante el gobernador civil en la calle Duquesa, van acompañados de otros falangistas.

Al enterarse de la acusación preguntan quién es Ramón Ruiz Alonso. Alonso contesta e intercambian palabras en un tono fuerte. José Rosales hace una declaración oficial puntualizando las formalidades del asunto. José logra hablar con Valdés, quien le explica la gravedad de las acusaciones: socialista y agente de Moscú. Deja que José hable con Lorca al que le entrega un cartón de cigarrillos Camel.

-Mañana te saco yo de aquí-le dice José

-¿Seguro Pepe? ¿Qué quieren hacerme?-pregunta Federico.

A la mañana siguiente José Rosales consigue una orden de libertad para Federico García Lorca del Coronel Antonio Gonzales Espinosa, Gobernador militar. Rosales está convencido de que en sus manos lleva el papel que salvará la vida del poeta. Ese 17 de agosto, armado con su documento, José entra seguro al edificio del gobierno civil. Pero Valdés le comunica que ha llegado tarde, que Lorca ya no está allí.-Ya lo habrán fusilado.-continúa friamente el gobernador civil-¡Y ahora vamos a ver qué hacemos con tu hermano!- José sale convencido de que Lorca está muerto y más terrible para él es la amenaza de que a Luis, su hermano, le va a suceder lo mismo por ser el responsable de refugiar a Lorca en su casa. Valdés miente. Lorca está vivo. Valdés espera luz verde de Queipo de Llano en Sevilla, porque, aún con los antecedentes de Lorca ante los ojos de los nacionales, es un personaje de mucha importancia para matarlo sin el consentimiento de sus superiores.

Lo cierto es que se habían llevado al poeta para “La Colonia”, lugar donde pasaban las últimas horas los que serían fusilados en escasas horas. Es posible que la orden de ejecutar a García Lorca se haya efectuado la noche del 18 de agosto en una comunicación telefónica entre Valdés y Queipo de Llano. Según testimonio de Germán Fernández Ramos, miembro del gobierno civil, quien escuchó de labios de Valdés cómo se desarrolló aquella conversación, testimonio recogido por Gibson, señala que Valdés preguntó a Queipo de Llano -¿Qué hago con él? Lo he tenido aquí por dos días- Queipo de Llano contestó-Dale café, mucho café- Esta era la señal del general nacionalista para autorizar una ejecución.

La madrugada del 19 de agosto de 1936, sacaron a García Lorca de “La Colonia”.

Los prisioneros que fueron ejecutados los primeros días del triunfo de los rebeldes en Granada cayeron frente al muro del cementerio de la ciudad, fue allí donde fusilaron al cuñado de Lorca, Fernando de Montesinos, tres días antes del asesinato del poeta y el día que éste fue arrestado en Angulo No. 1. A otros le daban “paseo”, los sacaban en la madrugada de La Colonia, una villa localizada en Víznar, a unas cortas millas de Granada, los llevaban cerca de Fuente Grande, una hermosa fuente al pie de la Sierra de Alfacar, alli nace una línea natural que separa a la vegetación de la roca. Aquella madrugada del 19 al 20 de agosto de 1936, el viejo Buick que transpotaba a los prisioneros llevaba a un poeta, un maestro y a dos banderilleros. Los banderilleros son Francisco Galadí y Joaquín Arcollas , el maestro es Dióscono Galindo González, es cojo. El poeta es Federico García Lorca.

Los cuatro son conducidos “hasta la altura de La Colonia”. Alli se detiene el Buick y bajan todos. La macabra comitiva avanza en el silencio de la madrugada hacia Ainadamar, Fuente Grande, “la fuente de las lágrimas”.

A unos metros de ésta suenan los disparos. Los cuerpos ruedan por la tierra ensangrentándola.

Han asesinado a García Lorca.

“Yo le he pegado dos tiros en el culo por maricón” Juan Luis Trescastro Medina, Bar La Pajarera, 20 de agosto de 1936

Se cree que el cuerpo de Lorca está enterrado al pie de la Sierra de Alfacar, en/o alrededor de un puentecillo a pasos de “la fuente de las lágrimas”.

El 12 de octubre el New York Times publica la siguiente nota , enterrada en una columna de la página seis: “Consternación ha causado la muerte del conocido poeta español Federico Gracía Lorca. Aparentemente asesinado detrás de líneas insurgentes”.

Los motivos de su muerte permanecerán siempre oscuros porque a los ojos de la humanidad el crimen es injustificable. Pero para sus enemigos Lorca representaba un peligro. Su acusador, el tenebroso Ruiz Alonso, lo manifestó cuando dijo-Ha hecho más daño con su pluma que otros con sus pistolas-.

Federico García Lorca brillaba en la España de 1936. Brillaba acechado por la envidia, por la ignorancia, que, alimentadas por el dogma, pueden exacerbar los más viles instintos en el ser humano.

En 1936 ya era una figura internacional. Fue a refugiarse de una ominosa premonición en la Granada que él creyó conocer, la Granada de los poetas, de los intelectuales con sus libertinajes y felices extravagancias, con sus mundos ávidos del genio y la risa que el poeta tan naturalmente dominaba y ofrecía a sus amigos. Era aquella también una Granada donde desidiosos y recelosos conocidos, y asta familiares de segunda estos bajos sentimientos, acompañados de una homofobia atroz, los llevaron a ser también partícipes del asesinato físico del poeta. Porque creció en la muerte como buen mito, como todos los mitos, cuyo genio consiste en dejar este mundo jóvenes.

Jamás imaginó que él siempre había sido un extranjero en su tierra y que debajo de los más humildes obreros, debajo de los más insignificantes ciudadanos se robustecía el odio, la envidia, la crueldad en su máxima expresión.

Lorca era envidiado por sus dones, tenía dinero, tenía éxito. Y lo más imperdonable: El talento extraordinario operaba en él. Cuando los militares tomaron el poder, su ejecución era sólo cuestion de tiempo.

“Un homosexual, liberal y con éxito no se podía tolerar en la Esapaña de Franco” Ian Gibson

Al estallar la guerra estallaron también estas pasiones ocultas. De un bando y de otro comenzaron a destacarse personajes siniestros, hombres de la más baja calaña, los que suelen desbocar sus frustaciones en la violencia que les propicia el momento.

Los poetas son aborrecidos por aristócratas, políticos, generales, zapateros, limpiabotas, barredores de calles, burgueses, comunistas, dictadores etc, precisamente porque no los entienden y cuando lo hacen, las verdades del poeta molestan, irritan, porque en su voz se manifiesta la estructura de la luz.

Lorca reunía los elementos de la palabra y con ellos triunfó. Entre la belleza de su lenguaje y la profundidad de sus metáforas cantó sus verdades, sus verdades de la España aústera y agobiante en La Casa de Bernarda Alba, de la crueldad de la Guardia Civil española en el romance que les dedicó, a la iglesia en la Oda al Sagrado Sacramento del Altar. Y cuando propagó sus verdades los enemigos del poeta lo sintieron, pero se sabían indefensos ante el poder de la palabra.

Jamás perdonaron su atrevimiento, su homosexualidad y, sobretodo, su talento, éste último víctima de amigos y enemigos. A esto añadimos sus declaraciones, sus amistades, en su mayoría afiliadas a la república, su activa participación en La Barraca y la fuerza con que era reconocido mundialmente y los hechos nos llevan a la conclusión de que la decisión de refugiarse en su pueblo natal tornó a ser su viaje hacia la muerte.

Bibliografía

1. Vila-San Juan, José Luis, García Lorca, Asesinado: Toda La Verdad. Edit. Planeta, Barcelona, 1975
2. Gibson, Ian, The Death of Lorca, Edit. J. Philip O’Hara, Inc. Chicago, 1973.
3. Gibson, Ian, Federico García Lorca, A Life, Edit. Pantheon Books, New York, 1989.
4. Gouffon, Claude, Granada y García Lorca, Edit. Losada, Buenos Aires, 1967.
5. Thomas, Hugh, The Spanish Civil War, Edit. Harper & Row, New York, 1961.
6. Payton, Robert, The Civil War in Spain, G.P. Putman’s & Sons, New York, 1962.
7. Neruda, Pablo, Neruda, Confieso que he vivido, Memorias, Edit. Losada, Buenos Aires, 1974.
8. Couffon Claude, Granada y García Lorca, Edit, Granada, Buenos Aires, 1967.
9. García Lorca, Federico, Obras Completas, Edit. Aguilar, Madrid, 1954.
10. Francisco Ugarte, España y su civilización, Edit. Random House, New York, 1983.
11. Sánchez Vidal. Agustín, Buñuel, Lorca, Dalí: El enigma sin fin, Edit. Planeta, Barcelona, 1988.
12. Vila-San Juan, José Luis, Enigmas de La Guerra Civil española, Ediciones Nauta, Barcelona, 1972.
13. Girollena, Eduardo de, Un millón de muertos, Ancora y Delfín, Barcelona, 1961.
14. García Lorca, Federico, Selected Poems, Edit. New Directions Publishing Corp., New York, 1955.
15. Granada Television, The Spanish Civil War, 1983, UK Documentary.
16. Períodicos consultados/Newspapers consulted (De años/yrs. 1934-1940) ABC, La Voz, The New York Times, Ideal, The London Times, El Defensor de Granada.

Publicado en la Revista Literaria STET Fall 1993, Año 2, Número 4.

EL CRIMEN 

Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas, de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico.
-sangre en la frente y plomo en las entrañas-.
…Que fue en Granada el crimen
sabed -¡pobre Granada!-, en su Granada…

Antonio Machado

ODA A WALT WHITMAN

Por el East River y el Bronx
los muchachos cantaban enseñando sus cinturas.
con la rueda, el aceite, el cuero v el martillo.
Noventa mil mineros sacaban la plata de las rocas
y los niños dibujaban escaleras y perspectivas.

Pero ninguno se dormía,
ninguno quería ser el río,
ninguno amaba las hojas grandes,
ninguno la lengua azul de la playa.

Por el East River y el Queensborough
los muchachos luchaban con la industria,
y los judíos vendían al fauno del río
la rosa de la circuncisión
y el cielo desembocaba por los puentes y los tejados
manadas de bisontes empujadas por el viento.

Pero ninguno se detenía,
ninguno quería ser nube,
ninguno buscaba los helechos
ni la rueda amarilla del tamboril.

Cuando la luna salga
las poleas rodarán para turbar el cielo;
un límite de agujas cercará la memoria
y los ataúdes se llevarán a los que no trabajan.
Nueva York de cieno,
Nueva York de alambres y de muerte.

¿Qué ángel llevas oculto en la mejilla?
¿ Qué voz perfecta dirá las verdades del trigo?
¿ Quién el sueño terrible de tus anémonas manchadas?

Ni un solo momento, viejo hermoso Walt Withman,
he dejado de ver tu barba llena de mariposas,
ni tus hombros de pana gastados por la luna,
ni tus muslos de Apolo virginal,
ni tu voz como una columna de ceniza;
anciano hermoso como la niebla
que gemías igual que un pájaro
con el sexo atravesado por una aguja,
enemigo del sátiro,
enemigo de la vid
y amante de los cuerpos bajo la burda tela.
Ni un sólo momento, hermosura viril
que en montes de carbón, anuncios y ferrocarriles,
soñabas ser un río y dormir como un río
con aquel camarada que pondría en tu pecho
un pequeño dolor de ignorante leopardo.
Ni un solo momento, Adán de sangre, macho.
hombre solo en el mar, viejo hermoso Walt Whitman,
porque por las azoteas,
agrupados en los bares,
saliendo en racimos de las alcantarillas,
temblando entre las piernas de los chauffeurs
o girando en las plataformas del ajenjo,
los maricas, Walt Withman, te soñaban.
¡También ese! ¡También! Y se despeñan
sobre tu barba luminosa y casta,
rubios del norte, negros de la arena,
muchedumbres de gritos y ademanes,
como gatos y como las serpientes,
los maricas, Walt Withman, los maricas
turbios de lágrimas, carne para fusta,
bota o mordisco de los domadores.

¡También ese! ¡También! Dedos teñidos
apuntan a la orilla de tu sueño
cuando el amigo come tu manzana
con un leve sabor de gasolina
y el sol canta por los ombligos
de los muchachos que juegan bajo los puentes.
Pero tú no buscabas los ojos arañados,
ni el pantano oscurísimo donde sumergen a los niños,
ni la saliva helada,
ni las curvas heridas como panza de sapo
que llevan los maricas en coches Y terrazas
mientras la luna los azota por las esquinas del terror.

Tú buscabas un desnudo que fuera como un río,
toro y suelo que junte la rueda con el alga,
padre de tu agonía, camelia de tu muerte,
y gimiera en las llamas de tu ecuador oculto.

Porque es justo que el hombre no busque su deleite
en la selva de sangre de la mañana próxima.
El cielo tiene playas donde evitar la vida
y hay cuerpos que no deben repetirse en la aurora.
Agonía, agonía, sueño, fermento y sueño.
Este es el mundo, amigo, agonía, agonía.

Los muertos se descomponen bajo el reloj de las ciudades,
la guerra pasa llorando con un millón de ratas grises,
los ricos dan a sus queridas
pequeños moribundos iluminados,
y la vida no es noble, ni buena, ni sagrada.
Puede el hombre, si quiere, conducir su deseo
por vena de coral o celeste desnudo.
Mañana los amores serán rocas y el Tiempo
una brisa que viene dormida por las ramas.

Por eso no levanto mi voz, viejo Walt Whitman,
contra el niño que escribe
nombre de niña en su almohada,
ni contra el muchacho que se viste de novia
en la oscuridad del ropero,
ni contra los solitarios de los casinos
que beben con asco el agua de la prostitución,
ni contra los hombres de mirada verde
que aman al hombre y queman sus labios en silencio.
Pero sí contra vosotros, maricas de las ciudades,
de carne tumefacta y pensamiento inmundo,
madres de lodo, arpías, enemigos sin sueño
del Amor que reparte coronas de alegría.

Contra vosotros siempre, que dais a los muchachos
gotas de sucia muerte con amargo veneno.
Contra vosotros siempre,
Faeries de Norteamérica,
Pájaros de La Habana,
Jotos de México,
Sarasas de Cádiz,
Apios de Sevilla,
Cancos de Madrid,
Fioras de Alicante,
Adelaidas de Portugal.

¡Maricas de todo el mundo, asesinos de palomas!
Esclavos de la mujer, perras de sus tocadores,
abiertos en las plazas con fiebre de abanico
o emboscadas en yertos paisajes de cicuta.

¡No haya cuartel! La muerte
mana de vuestros ojos
y agrupa flores grises en la orilla del cieno.
iNo haya cuartel! ¡Alerta!
Que los confundidos, los puros,
los clásicos, los señalados, los suplicantes
os cierren las puertas de la bacanal.

Y tú, bello Walt Whitman, duerme a orillas del Hudson
con la barba hacia el polo y las manos abiertas,
Arcilla blanda o nieve, tu lengua está llamando
camaradas que velen tu gacela sin cuerpo.

Duerme, no queda nada,
Una danza de muros agita las praderas
y América se anega de máquinas y llanto.
Quiero que el aire fuerte de la noche más honda
quite flores y letras del arco donde duermes
y un niño negro anuncie a los blancos del oro
la llegada del reino de la espiga.

Federico García Lorca

A mi padre José Martel – A manera de Homenaje (1923-2010)

•July 16, 2015 • Leave a Comment


Union City, Julio 16, 2010-Murió esta madrugada mi padre. Tenía 87 años y hasta el último día de su vida dio una de sus largas caminatas.

No era alto y jamás pesó más de 127 libras pero fue un gigante. Uno de esos hombres que le dio el frente siempre a la vida, la cual no le fue a menudo fácil.

A los ocho años de edad comenzó a trabajar de ayudante a carnicero. Por la noche cuando llegaba a casa mi abuela le preparaba cucuruchos de maní que vendía frente al cine. Logró construir una bicicleta pieza a pieza. No tenía el dinero para comprarse una entera. Pero el hecho de construir su primera bicicleta lo hizo interesarse en la mecánica. Tendría unos 15 años cuando llevó la bicicleta a Varadero para alquilarla los domingos. En aquellos tiempos-final de los años 30- se alquilaban las bicicletas sin el que las rentaba adelantara un centavo, se pagaba cuando se devolvía. A mi padre jamás le robaron una bicicleta. Compró otra y llevaba una de una mano y montado en la otra iba los sábados y domingos a Varadero a rentarlas.

Pronto comenzó a arreglar las bicicletas de sus vecinos y al principio de los años 40 montó su primer taller en La Marina de Cárdenas, su ciudad natal. Prosperó. Trabajaba sábados y domingos. La familia y el trabajo siempre fueron sus prioridades. Llegó a tener 40 bicicletas para vender o alquilar en su taller.

Se había abierto trecho desde la pobreza a fuerza de trabajo y movió la localidad de su taller a la Calle Calzada, llegando a tener 40 bicicletas para alquilar y una considerable clientela.

Siempre fue serio en su trabajo, al que adoptó como una religión. Hacía los años 50 estaba a punto de comprar su casa, cuya parte frontal usaba de taller. Era un inmenso caserón español donde por las tardes corría la brisa de la bahía de Cárdenas borrando el calor sofocante de las mañanas de verano.

Desde muy pequeño me enseñaba a montar los rayos de las bicicletas, lo cual hacía bajo su supervisión en mis vacaciones de verano y cuando llegaba de la escuela. Al final del día me pagaba para enseñarme los valores del trabajo y el dinero. Su taller estaba casi siempre lleno de clientes en una ciudad caracterizada por la cantidad de bicicletas y coches que circulaban por sus calles. Estaba extremadamente orgulloso de sus “ponches” y su lema era “si yo te arreglo un ponche en ese lugar de la rueda no se te poncha más”. Mi padre fue siempre un hombre de paz. Dos veces lo vi al punto de irse a las manos, una fue un señor que reclamaba sus 40 centavos del ponche que decía se le había roto por el mismo lugar en que Martel lo había cojido. Mi padre se sintió engañado e insultado y tuvieron que intervenir varios clientes para calmarlo. La otra fue simplemente “El asunto de la chancleta”, del que siempre nos reíamos con él.

Era difícil sacarlo de quisio pero era también peligroso hacerlo. Evitaba al máximo estar en una situación de violencia pero cuando tomaba una decisión no cedía. Tenía una filosofía muy sencilla: Cuando hay que pelear hay que echarlo todo hacia adelante, en ese momento estás solo y tienes que darlo todo, decía. Esto lo había aprendido en las calles de Cárdenas, donde se inició en la pelea callejera desde niño para que los abusadores no le quitaran el maní que vendía frente al Cine Cárdenas, o el puesto de limpiar zapatos que se disputaban los muchachos duros de la calle. Tenía un sentido extraordinario del peligro de la calle, de las situaciones, de los “personajes estrátegicos”, Estos instintos y valores tanto familiares como de hombría implantó en mí. Le estaré siempre agradecido.

Pasaron muchos años para entender lo claro que estaba el viejo. En mi experiencia en mis años jóvenes en las noches del New York de la década del 70 y 80 no me sorprendieron ni jamás me amendrentaron los que intentaron faltarme el respeto. También me había curtido en las calles de Cárdenas y Madrid y después a la disciplina de Karate había añadido uno cuantos rounds en rings locales. El boxeo es el mejor mata guapos que he conocido. Mi viejo me había preparado para enfrentar la vida. Más tarde leyendo “La conjuración de Catilina” de Salustio grabé una frase del general romano que intentó usurpar la república y cayó entre sus primeras líneas. Cuando ante la superioridad numérica algunos de sus generales le sugirieron que se rindiera Catilina, entre muchas célebres frases, les contestó que sólo los locos dejan las armas. Lo que reafirmaba los consejos de mi padre. Jamás buscó una pelea pero jamás dejó sus armas, entre éstas la más valiosa que tenía: su disponibilidad ante situaciones difíciles, su disciplina y dedicación a la familia y en el momento necesario su absoluta resolución a darlo todo en cualquier batalla.

Aunque fue dura su vida mantuvo su manera afable y su personalidad conversadora y amigable hasta su último día. Si bien la experiencia de su niñez tronchada y los daños que le causó la infrahumanidad de los comunistas lo afectó profundamente, no así su sentido del humor y su autenticidad como ser humano. Los que lo trataron dan firme testimonio de un hombre amable, sincero y honrado.

No creía en curas ni en dogmas ni partidos políticos y jamás lo vi seguir a otro hombre, aunque llegó a admirar al presidente Ronald Reagan hasta el punto de llegar a tener por un tiempo una foto del presidentel en la sala de su casa, pero amaba y estaba orgulloso de su isla, su taller y su familia hasta su último día. Fue cubano hasta la cepa.

Fue, sin embargo un hombre de paz. No abrigaba el odio. Muchas veces cuando hablaba de su taller con nostalgia no maldecía a los castristas que se lo robaron ni en su ferviente anticomunismo se expresaba con resentimiento hacia la plaga. Agradecía a Dios que lo hubiera elegido para ser uno de los millones de cubanos que pudimos escapar de las garras del lenilismo delirante. Siempre vio el final del comunsimo en Cuba como una gran tragedia por los abusos a derechos humanos y el fanatismo de los oligarcas castristas.

Fue al final de los 50 que la plaga comenzó a dejarse sentir en Cuba. Mi padre, como tantos otros miles de cubanos honestos y trabajadores, fue acusado de “pequeño burgués” por Castro y la tralla. Una tarde que jamás olvidaré vinieron los esbirros y le “intervinieron” su taller. El taller era parte esencial de su vida. Lo tuvo por 28 años hasta que los comunistas se lo robaron. Nunca comprendió ni se recuperó del robo de los podridos marxistas. Aunque fue anticomunista hasta el final, no llegó completamente a comprender el odio y la semilla diábolica de los comunistas de manera total. No escuché una frase de odio ni siquiera sobre la carroña comunista ni de La Pitralfa Humana y su familia. El viejo no estaba en el negocio del odio, su misión fue construir.

Minutos después de la intervención el esbirro le dijo a Martel: “Bueno esto es ahora del pueblo, de la revolución pero te damos la oportunidad de trabajar para la revolución ahora.” Mi padre se negó. Explicaba que cómo iba a trabajar para los que le habían robado lo suyo, construido a base de sudor y trabajo.

Entonces comenzó a tener problemas con los comunistas que llegaron a enviarlo a uno de sus campos de concentración por dos años y a cortar henequén. Había decidido salir de la isla cárcel para traer a su familia a tierras de libertad. Pagó el precio de todo cubano que salió de Cuba en la década de los 60 y 70: el acoso institucional, el desprecio de vecinos y personas que habíamos conocido toda una vida pero que ahora eran más revolucionarios que Fidel.

Ocho años después de salir de Cuba volvió con mi madre, en aquellos primeros viajes llamados “de la comunidad” en los cuales me negué a participar. Regresó sorprendido, no sólo por el deterioro de aquella sociedad sin futuro, sino porque los mismos comunistas del pueblo que le habían hecho daño habían venido a saludarlo y a pedirle cuchillas de afeitar y medias, que mis padres habían llevado en docenas en anticipación a la miseria que enfrentarían. Mi padre les dio las cuchillas, los chicles y las medias que le quedaban sin ningún reparo. Lo único que sintió por aquellos esclavos del comunismo fue lástima y llegó narrando sorprendido como los comecandelas más castristas estaban hechos añicos, desengañados y hambrientos sin poder dar marcha atrás.

En puro invierno del año 70 llegamos a España. El trabajo para los emigrantes era escaso pero no había comunismo. Mi padre comenzó a repartir guías telefónicas por todo Madrid. Era un trabajo que muy pocos hacían. Había que subir la guías telefónicas, auténticos ladrillos, cinco y hasta siete pisos sin elevador. Pero el trabajo, lejos de ser un obstáculo, era una especie de misión para José Martel.

Hijo de españoles, se sintió en casa en la madre patria. La vida era dura en España pero el viejo se sentía libre. Aunque muchos españoles rojos veían la dictadura de Franco como algo insoportable, mi padre sabía que aquello no era el comunismo, del que solía decir: “Si los comunistas pudieran controlar el aire y el sol lo harían sin pensarlo un instante”.

Conoció a mi madre de muy joven y solía decir: “Cuando yo vi a Panchita yo sabía que ella era la mujer de mi vida”. Se casaron y mantenían un matrimonio de 60 años.

Toda la vida mostró una actitud ejemplar hacia el trabajo y la familia, algo que dejó sus huellas en mi y de lo que le estoy eternamente agradecido.

Después de tres largos años en España arribó a Los Estados Unidos el 15 de mayo de 1973. Trabajó en K-Mart otros 28 años. No llegó tarde ni un día. Estuvo ausente 3 días en 28 años. Antes de retirarse la compañía lo homenajeó sacando un reportaje en su boletín nacional. Era muy querido por sus compañeros de trabajo, con los cuales se mantuvo en comunicación hasta el último día.

Como todos los cubanos que aman a su patria siempre estuvo atento del acontecer cubano. Siempre soñando con la libertad de su país. No fue un actvista político pero fue un repúblicano de Ronald Reagan, el presidente que más admiraba.

El boxeo era su deporte favorito, del que llegó a ser un experto. Me trasmitió también esa afición y admiración por este deporte duro que era compatible con su vida y su carácter. La primera pelea de boxeo que vi en mi vida fue a su lado, en un pequeño televisor en el piso que compartíamos con otros cubanos en Madrid. Me despertó en la madrugada para ver la pelea de Mohamed Ali y el argentino Ringo Bonavena, trasmitida en directo por Televisión Española desde el Madison Square Garden. Mi padre reconoció inmediatamente el talento de Ali. Repetía que el boxeo “es el deporte más duro”, algo que pude experimentar años más tarde. Tengo la dicha de haber compartido muchas peleas de boxeo con él y su nieta comenzó a escribir sobre este deporte profesionalmente a la edad de 18 años. Frances le dio muchas alegrías y sus personalidades son sorprendentemente similares. No escondía el orgullo que sentía por ella ni ella el amor y agradecimiento hacia su abuelo. Hasta su último día con nosotros comentó lo orgulloso que sentía de Fran. Ella le dio el superlativo orgullo de graduarse con honores de la Universidad de Harvard a la edad de 21 años e ingresar en la Universidad de Fordham para estudiar leyes.

En sus últimos años disfrutó de su casa y de sus paseos por Nueva York con su nieta. Le encantaba salir a Nueva York y pasear en carros por las amplias avenidas. Le fascinaba tirarse fotos con su nieta en la gran ciudad.

José Martel (centro), reunido de buenos amigos en una tarde inolvidable, entre éstos Alberto Menéndez, su esposa Juanita y Evelio Madariaga, en una fiesta informal de graduación de su nieta Frances cuando regresó de Harvard University en junio del 2009, después de graduarse con honores.

Sentía un gran amor por España y siempre le estuvo agradecido tanto a España como a Los Estados Unidos por las oportunidades que este país le brindó.

Dejó huellas de luz en nosotros. Era un hombre directo, medido y humilde en su forma. Firme en sus convicciones democráticas, en su ferviente anticomunismo.

A través de su ejemplo me enseñó muchas cosas que son parte de mi por el resto de mi vida.

Deja un gran vacío en nosotros. Le damos gracias a Dios de tenerlo siempre cerca por tantos años. Su sentido del humor, su inconfundible risa y sobre todo su sentido humano y su dedicación a la familia estará siempre en nosotros como una llama de azul inextinguible y presente a través de la vida.

Descansa viejo, has cumplido.

Una de las últimas fotos de mi padre con su esposa Francisca el 4 de julio del 2010.

José Martel (centro) en la Plaza de Cárdenas, Cuba, con dos empleados de su taller con las famosas bicicletas Niágara en una foto tomada el 2 de noviembre de 1947.

* Velamos y enterramos al viejo el 18 y 19 de julio del 2010 con la dignidad que merecía. Desde lo profundo de mi corazón gracias a todas las personas que estuvieron conmigo y mi familia en estos difíciles momentos, especialmente a todos los amigos que mostraron su calibre cuando hay que mostrarlo aún no pudiendo estar físicamente presentes. Gracias a los oficiales electos que se presentaron y que tan bien se portaron. Gracias, no lo olvidaré.

Robbie Williams-Advertising Space: The best song ever written about Elvis Presley

•July 11, 2015 • Leave a Comment




Miguel Bosé – Libre ya de amores

•July 11, 2015 • Leave a Comment

Robbie Williams – FEEL – live on Tv show NBC

•July 11, 2015 • 1 Comment

Robbie Williams – Feel

•July 7, 2015 • Leave a Comment

A mi padre el El Día de Los Padres José Martel – A manera de Homenaje (1923-2010)

•June 20, 2015 • Leave a Comment


Union City, Julio 16, 2010-Murió esta madrugada mi padre. Tenía 87 años y hasta el último día de su vida dio una de sus largas caminatas.

No era alto y jamás pesó más de 127 libras pero fue un gigante. Uno de esos hombres que le dio el frente siempre a la vida, la cual no le fue a menudo fácil.

A los ocho años de edad comenzó a trabajar de ayudante a carnicero. Por la noche cuando llegaba a casa mi abuela le preparaba cucuruchos de maní que vendía frente al cine. Logró construir una bicicleta pieza a pieza. No tenía el dinero para comprarse una entera. Pero el hecho de construir su primera bicicleta lo hizo interesarse en la mecánica. Tendría unos 15 años cuando llevó la bicicleta a Varadero para alquilarla los domingos. En aquellos tiempos-final de los años 30- se alquilaban las bicicletas sin el que las rentaba adelantara un centavo, se pagaba cuando se devolvía. A mi padre jamás le robaron una bicicleta. Compró otra y llevaba una de una mano y montado en la otra iba los sábados y domingos a Varadero a rentarlas.

Pronto comenzó a arreglar las bicicletas de sus vecinos y al principio de los años 40 montó su primer taller en La Marina de Cárdenas, su ciudad natal. Prosperó. Trabajaba sábados y domingos. La familia y el trabajo siempre fueron sus prioridades. Llegó a tener 40 bicicletas para vender o alquilar en su taller.

Se había abierto trecho desde la pobreza a fuerza de trabajo y movió la localidad de su taller a la Calle Calzada, llegando a tener 40 bicicletas para alquilar y una considerable clientela.

Siempre fue serio en su trabajo, al que adoptó como una religión. Hacía los años 50 estaba a punto de comprar su casa, cuya parte frontal usaba de taller. Era un inmenso caserón español donde por las tardes corría la brisa de la bahía de Cárdenas borrando el calor sofocante de las mañanas de verano.

Desde muy pequeño me enseñaba a montar los rayos de las bicicletas, lo cual hacía bajo su supervisión en mis vacaciones de verano y cuando llegaba de la escuela. Al final del día me pagaba para enseñarme los valores del trabajo y el dinero. Su taller estaba casi siempre lleno de clientes en una ciudad caracterizada por la cantidad de bicicletas y coches que circulaban por sus calles. Estaba extremadamente orgulloso de sus “ponches” y su lema era “si yo te arreglo un ponche en ese lugar de la rueda no se te poncha más”. Mi padre fue siempre un hombre de paz. Dos veces lo vi al punto de irse a las manos, una fue un señor que reclamaba sus 40 centavos del ponche que decía se le había roto por el mismo lugar en que Martel lo había cojido. Mi padre se sintió engañado e insultado y tuvieron que intervenir varios clientes para calmarlo. La otra fue simplemente “El asunto de la chancleta”, del que siempre nos reíamos con él.

Era difícil sacarlo de quisio pero era también peligroso hacerlo. Evitaba al máximo estar en una situación de violencia pero cuando tomaba una decisión no cedía. Tenía una filosofía muy sencilla: Cuando hay que pelear hay que echarlo todo hacia adelante, en ese momento estás solo y tienes que darlo todo, decía. Esto lo había aprendido en las calles de Cárdenas, donde se inició en la pelea callejera desde niño para que los abusadores no le quitaran el maní que vendía frente al Cine Cárdenas, o el puesto de limpiar zapatos que se disputaban los muchachos duros de la calle. Tenía un sentido extraordinario del peligro de la calle, de las situaciones, de los “personajes estrátegicos”, Estos instintos y valores tanto familiares como de hombría implantó en mí. Le estaré siempre agradecido.

Pasaron muchos años para entender lo claro que estaba el viejo. En mi experiencia en mis años jóvenes en las noches del New York de la década del 70 y 80 no me sorprendieron ni jamás me amendrentaron los que intentaron faltarme el respeto. También me había curtido en las calles de Cárdenas y Madrid y después a la disciplina de Karate había añadido uno cuantos rounds en rings locales. El boxeo es el mejor mata guapos que he conocido. Mi viejo me había preparado para enfrentar la vida. Más tarde leyendo “La conjuración de Catilina” de Salustio grabé una frase del general romano que intentó usurpar la república y cayó entre sus primeras líneas. Cuando ante la superioridad numérica algunos de sus generales le sugirieron que se rindiera Catilina, entre muchas célebres frases, les contestó que sólo los locos dejan las armas. Lo que reafirmaba los consejos de mi padre. Jamás buscó una pelea pero jamás dejó sus armas, entre éstas la más valiosa que tenía: su disponibilidad ante situaciones difíciles, su disciplina y dedicación a la familia y en el momento necesario su absoluta resolución a darlo todo en cualquier batalla.

Aunque fue dura su vida mantuvo su manera afable y su personalidad conversadora y amigable hasta su último día. Si bien la experiencia de su niñez tronchada y los daños que le causó la infrahumanidad de los comunistas lo afectó profundamente, no así su sentido del humor y su autenticidad como ser humano. Los que lo trataron dan firme testimonio de un hombre amable, sincero y honrado.

No creía en curas ni en dogmas ni partidos políticos y jamás lo vi seguir a otro hombre, aunque llegó a admirar al presidente Ronald Reagan hasta el punto de llegar a tener por un tiempo una foto del presidentel en la sala de su casa, pero amaba y estaba orgulloso de su isla, su taller y su familia hasta su último día. Fue cubano hasta la cepa.

Fue, sin embargo un hombre de paz. No abrigaba el odio. Muchas veces cuando hablaba de su taller con nostalgia no maldecía a los castristas que se lo robaron ni en su ferviente anticomunismo se expresaba con resentimiento hacia la plaga. Agradecía a Dios que lo hubiera elegido para ser uno de los millones de cubanos que pudimos escapar de las garras del lenilismo delirante. Siempre vio el final del comunsimo en Cuba como una gran tragedia por los abusos a derechos humanos y el fanatismo de los oligarcas castristas.

Fue al final de los 50 que la plaga comenzó a dejarse sentir en Cuba. Mi padre, como tantos otros miles de cubanos honestos y trabajadores, fue acusado de “pequeño burgués” por Castro y la tralla. Una tarde que jamás olvidaré vinieron los esbirros y le “intervinieron” su taller. El taller era parte esencial de su vida. Lo tuvo por 28 años hasta que los comunistas se lo robaron. Nunca comprendió ni se recuperó del robo de los podridos marxistas. Aunque fue anticomunista hasta el final, no llegó completamente a comprender el odio y la semilla diábolica de los comunistas de manera total. No escuché una frase de odio ni siquiera sobre la carroña comunista ni de La Pitralfa Humana y su familia. El viejo no estaba en el negocio del odio, su misión fue construir.

Minutos después de la intervención el esbirro le dijo a Martel: “Bueno esto es ahora del pueblo, de la revolución pero te damos la oportunidad de trabajar para la revolución ahora.” Mi padre se negó. Explicaba que cómo iba a trabajar para los que le habían robado lo suyo, construido a base de sudor y trabajo.

Entonces comenzó a tener problemas con los comunistas que llegaron a enviarlo a uno de sus campos de concentración por dos años y a cortar henequén. Había decidido salir de la isla cárcel para traer a su familia a tierras de libertad. Pagó el precio de todo cubano que salió de Cuba en la década de los 60 y 70: el acoso institucional, el desprecio de vecinos y personas que habíamos conocido toda una vida pero que ahora eran más revolucionarios que Fidel.

Ocho años después de salir de Cuba volvió con mi madre, en aquellos primeros viajes llamados “de la comunidad” en los cuales me negué a participar. Regresó sorprendido, no sólo por el deterioro de aquella sociedad sin futuro, sino porque los mismos comunistas del pueblo que le habían hecho daño habían venido a saludarlo y a pedirle cuchillas de afeitar y medias, que mis padres habían llevado en docenas en anticipación a la miseria que enfrentarían. Mi padre les dio las cuchillas, los chicles y las medias que le quedaban sin ningún reparo. Lo único que sintió por aquellos esclavos del comunismo fue lástima y llegó narrando sorprendido como los comecandelas más castristas estaban hechos añicos, desengañados y hambrientos sin poder dar marcha atrás.

En puro invierno del año 70 llegamos a España. El trabajo para los emigrantes era escaso pero no había comunismo. Mi padre comenzó a repartir guías telefónicas por todo Madrid. Era un trabajo que muy pocos hacían. Había que subir la guías telefónicas, auténticos ladrillos, cinco y hasta siete pisos sin elevador. Pero el trabajo, lejos de ser un obstáculo, era una especie de misión para José Martel.

Hijo de españoles, se sintió en casa en la madre patria. La vida era dura en España pero el viejo se sentía libre. Aunque muchos españoles rojos veían la dictadura de Franco como algo insoportable, mi padre sabía que aquello no era el comunismo, del que solía decir: “Si los comunistas pudieran controlar el aire y el sol lo harían sin pensarlo un instante”.

Conoció a mi madre de muy joven y solía decir: “Cuando yo vi a Panchita yo sabía que ella era la mujer de mi vida”. Se casaron y mantenían un matrimonio de 60 años.

Toda la vida mostró una actitud ejemplar hacia el trabajo y la familia, algo que dejó sus huellas en mi y de lo que le estoy eternamente agradecido.

Después de tres largos años en España arribó a Los Estados Unidos el 15 de mayo de 1973. Trabajó en K-Mart otros 28 años. No llegó tarde ni un día. Estuvo ausente 3 días en 28 años. Antes de retirarse la compañía lo homenajeó sacando un reportaje en su boletín nacional. Era muy querido por sus compañeros de trabajo, con los cuales se mantuvo en comunicación hasta el último día.

Como todos los cubanos que aman a su patria siempre estuvo atento del acontecer cubano. Siempre soñando con la libertad de su país. No fue un actvista político pero fue un repúblicano de Ronald Reagan, el presidente que más admiraba.

El boxeo era su deporte favorito, del que llegó a ser un experto. Me trasmitió también esa afición y admiración por este deporte duro que era compatible con su vida y su carácter. La primera pelea de boxeo que vi en mi vida fue a su lado, en un pequeño televisor en el piso que compartíamos con otros cubanos en Madrid. Me despertó en la madrugada para ver la pelea de Mohamed Ali y el argentino Ringo Bonavena, trasmitida en directo por Televisión Española desde el Madison Square Garden. Mi padre reconoció inmediatamente el talento de Ali. Repetía que el boxeo “es el deporte más duro”, algo que pude experimentar años más tarde. Tengo la dicha de haber compartido muchas peleas de boxeo con él y su nieta comenzó a escribir sobre este deporte profesionalmente a la edad de 18 años. Frances le dio muchas alegrías y sus personalidades son sorprendentemente similares. No escondía el orgullo que sentía por ella ni ella el amor y agradecimiento hacia su abuelo. Hasta su último día con nosotros comentó lo orgulloso que sentía de Fran. Ella le dio el superlativo orgullo de graduarse con honores de la Universidad de Harvard a la edad de 21 años e ingresar en la Universidad de Fordham para estudiar leyes.

En sus últimos años disfrutó de su casa y de sus paseos por Nueva York con su nieta. Le encantaba salir a Nueva York y pasear en carros por las amplias avenidas. Le fascinaba tirarse fotos con su nieta en la gran ciudad.

José Martel (centro), reunido de buenos amigos en una tarde inolvidable, entre éstos Alberto Menéndez, su esposa Juanita y Evelio Madariaga, en una fiesta informal de graduación de su nieta Frances cuando regresó de Harvard University en junio del 2009, después de graduarse con honores.

Sentía un gran amor por España y siempre le estuvo agradecido tanto a España como a Los Estados Unidos por las oportunidades que este país le brindó.

Dejó huellas de luz en nosotros. Era un hombre directo, medido y humilde en su forma. Firme en sus convicciones democráticas, en su ferviente anticomunismo.

A través de su ejemplo me enseñó muchas cosas que son parte de mi por el resto de mi vida.

Deja un gran vacío en nosotros. Le damos gracias a Dios de tenerlo siempre cerca por tantos años. Su sentido del humor, su inconfundible risa y sobre todo su sentido humano y su dedicación a la familia estará siempre en nosotros como una llama de azul inextinguible y presente a través de la vida.

Descansa viejo, has cumplido.

Una de las últimas fotos de mi padre con su esposa Francisca el 4 de julio del 2010.

José Martel (centro) en la Plaza de Cárdenas, Cuba, con dos empleados de su taller con las famosas bicicletas Niágara en una foto tomada el 2 de noviembre de 1947.

* Velamos y enterramos al viejo el 18 y 19 de julio del 2010 con la dignidad que merecía. Desde lo profundo de mi corazón gracias a todas las personas que estuvieron conmigo y mi familia en estos difíciles momentos, especialmente a todos los amigos que mostraron su calibre cuando hay que mostrarlo aún no pudiendo estar físicamente presentes. Gracias a los oficiales electos que se presentaron y que tan bien se portaron. Gracias, no lo olvidaré.

Pet Shop Boys – Later

•June 18, 2015 • Leave a Comment

Mi dolor – Roque Dalton

•May 30, 2015 • Leave a Comment

Conozco perfectamente mi dolor:
viene conmigo disfrazado en la sangre
y se ha construido una risa especial
para que no pregunten por su sombra.

Mi dolor, ah, queridos,
mi dolor, ah, querida,
mi dolor, es capaz de inventaros un pájaro,
un cubo de madera
de esos donde los niños
le adivinan un alma musical al alfabeto,
un rincón entrañable
y tibio como la geografía del vino
o como la piel que me dejó las manos
sin pronunciar el himno de tu ancha desnudez de mar

Mi dolor tiene cara de rosa,
de primavera personal que ha venido cantando.
Tras ella esconde su violento cuchillo,
su desatado tigre que me rompió las venas desde antes de nacer
y que trazó los días
de lluvia y de ceniza que mantengo.

Amo profundamente mi dolor,
como a un hijo malo.

A THANK YOU NOTE

•May 25, 2015 • Leave a Comment

With Dr. Richard Boiardo, this man saved my arm and prevented another life threatened episode in just a week. I will always be indebted to him. A great surgeon, an excellent human being. Here on May 24, 2015, five days after the surgery/West Orange, NJ.

I have been writing most of my life, I never thought I would have to write a thank you note like this. Two weeks ago I suffered from an attack of hypoglycemia. I found myself in a diabetic coma, at the edge of death. As I fell, I fractured my arm in five pieces, severely damaging nerves and muscle tissue. Never faced this situation before. Evidently I was able to survive and write this testimony, it is about the people whom I never met before, and who are not appreciated even though we always see them in the streets, coffee shops, hardly recognizing their presence until we have to call them.

The first response to my 911 call was the Union City Police Department who called the Paramedics. this call was made my wife Idania, who even though we are in the middle of a separation did not hesitate to seek help, it would save my life. These people, realizing the danger of the situation, got onto work earnestly while taking me to Hoboken University Medical Center where I finally came out of the coma after sometime surrounded by a group of nurses, doctors, and I clearly remember the concern on the faces of the paramedics as I was coming out of the coma.

On Monday, the 18th, I faced another challenge: to save my arm. It was a complicated surgery that lasted three and a half hours. I was lucky that a great surgeon was on duty the night I fell and he performed the surgery. It is right to recognize and thank these great people who are not often mentioned in the news. UCPD, Paramedics, Dr. Jurado, Dr. Boiardo, nurses and staff of Hoboken University Medical Center Hospital: You make a difference every day, you saved my life. God Bless.

A time to thank the Union City Police Department, not only protecting us from the bad guys but saving lives, this time mine.

Dido & Youssou N’Dour – 7 Seconds

•May 24, 2015 • Leave a Comment

Los rebujitos – Devuelveme

•May 22, 2015 • Leave a Comment

Quiero – Los Rebujitos

•May 8, 2015 • Leave a Comment

El Suso ft. Haze – Callejón del medio

•April 27, 2015 • Leave a Comment

Happy Easter!

•April 4, 2015 • Leave a Comment

John 11: 25 “Jesus said to her, I am the resurrection, and the life: he that believes in me, though he were dead, yet shall he live:”

Viernes Santo: Aut Christus Aut Nihil

•April 3, 2015 • 1 Comment

Hoy es le día que los cristianos vivimos la Pasión del Cristo, nuestro señor, El que se sacrificó por salvar al mundo: EL Hijo de Dios. Desde la madre España hasta los rincones más recónditos del universo los cristianos hoy damos gracias a Dios por enviarnos a Su Hijo para salvarnos por medio de la Fe, a través del puente de Su Amor por nosotros. No existe amor más grande ni sacrificio ni fuerza que se pueda comparar con la del Cristo Redentor, El Cristo de Limpia, El Nazareno.

Es invencible, es La Fuerza del Espíritu Santo que siempre triunfa sobre la sombras: Siempre Cristo no reuné bajo su manto que se esparce sobre toda la tierra y más allá de la vida en la Vida Eterna, que es su más contundente testimonio y prueba de Fe sobre los hombres: su victoria sobre la muerte.

“También ciertamente los recogeré a ustedes de los pueblos y los reuniré entre las tierras entre las cuales han sido esparcidos” Ezequiel 11:17, así un día cercano Cristo nos reunirá a los cubanos de nuevo en nuestra tierra. ¡Qué Viva Cristo Rey! ¡Aut Christus Aut Nihil!

Seal – If it’s in my mind, it’s on my face

•March 15, 2015 • Leave a Comment

Noelia – Tú

•March 14, 2015 • Leave a Comment

El pescaito cubano

•March 14, 2015 • Leave a Comment

Maria Corina Machado: Vivimos las Horas Decisivas para la Democracia en Venezuela

•February 26, 2015 • Leave a Comment

Tormentas y Sangre (publicado el 23 de octubre del 2007)

•February 25, 2015 • Leave a Comment

La nueva trova

Hoy, 23 de octubre del 2007, miles de venezolanos protestaron la ridícula medida “legal” con la cual Hugo Chávez abroga el sentido democrático de la constitución. Este es sólo el principio de la lucha de los venezolanos por lograr la libertad, ya que se encuentran ante un dictador que, día a día, va apretando la tuerca de su poder.

Rafael Román Martel

Teniendo los venezolanos la oportunidad de sacar a Chávez del poder por vías democráticas, hicieron lo contrario, lo confiaron con éste, consolidando la esperanza de la nueva ola socialista: utilizar la democracia para alcazar sus propósitos totalitarios. Esto sólo lo pueden hacer en países subdesarrollados políticamente, donde pueden surgir figuras tan patéticas como la de Chávez y alcanzar el poder. Esto no es ningún insulto para los venezolanos. Algo parecido sucedió en Cuba, donde el analfabetismo político ligado al extremismo del cubano provocó la anterior y actual y futura catástrofe.

Y es que estos errores se pagan caros.

Miles de estudiantes y personas de todas edades salieron hoy a la calle a protestar la medida anti democrática del actual presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que le otorga el derecho de ser re-electo sin límites, amparado ante una constitución “democrática”. Este es el comienzo de una dura y quizá larga lucha del noble pueblo de Venezuela. (Foto: Reuters)

La nueva táctica de la internacional socialista está surgiendo efecto en Suramerica. Alcanzan el poder figuras abrazadas por las masas y disfrazadas ante una imagen vendible: el militar populista e idealista que-con gestos y vocabulario de pueblo-viene a rescatar a Venezuela. El indio que merita una oportunidad de rescatar a Bolivia de la oligarquía de la misma forma que la internacional socialista lo proyectó como salvador de la selva. El político rápido, que da la impresión de ser más listo que los otros dos y que cambiará el destino de Ecuador-¿Cúantas veces hemos oído esta canción?-pero que es más débil y manejable que el mulato con apariencia de imbécil y que el indio tonto. El hombre de paz que pide (“compra”) aviones F16 para proteger a Brasil ¿De quién? y que se mantiene entre Dios y el diablo con una sonrisa con balas en los dientes. Todos tienen un denominador común: Fidel. Este viejo es el del plan original. Ellos son los ejecutores, los que llevarán a cabo la sagrada misión de destruir al monstruo. A propósito, el mostruo no es bobo.

Cuando todo está en su punto y listo para servir llega un argentino-con una perenne máscara de cínico- que entrega a su mujer a la nueva consagración política. Esta “muchacha” es la figura del progresismo, la nueva Evita que viene ¿a qué más? sino a salvar a los argentinos de ellos mismos. Una tarea imposible.

El maestro suplente ahora es Chávez que el pasado viernes 19 de octubre del 2007 dio toda una clase en cómo agarrar al poder por el cuello mediante la democracia venezolana: el artículo 230 de la constitución bolivariana (?) le otorga el poder de ser reelegido indefinidamente como presidente de Venezuela. Los legisladores norteamericanos se están riendo todavía, pero este chiste de mal gusto aqui es una pesadilla allí. Y la pesadilla la cargará el futuro de los venezolanos sobre sus espaldas por muchos años. Ellos lo eligieron, asi como el ingenuo pueblo de Cuba aclamó a Castro en el 59, y ahora tienen que pagar las consecuencias. Tendrán a Chávez hasta que se lo quiten de arriba a tiros o tendrán que lidiar con otra Cuba en medio de América Latina: una Cuba con petróleo, un loco con dinero.

El dolor de cabeza que causará Chávez no ha comenzado. Repercutirá en este país, que tendrá que recibir otra resaca de emigrantes por millares, aquí donde las leyes de inmigración están apretando el nudo por razones obvias. Pero el mayor problema lo causará a sus hermanos latinoamericanos. Algunos de los nuevos miembros de La Nueva Trova tienen una idea de lo que viene. Otros no. La solidaridad socialista se derrumba pronto cuando usted para un dedo y hace una pregunta. Chávez se está preparando para ser el moderador oficial del socialismo en el debate latinoamericano, que será reducido a un mitin de partido.

El pasado viernes Chávez aseguró su poder en su país. Los nobles y admirables venezolanos que se han tirado a las calles tendrán que hacer mucho más para quitarse a esta plaga de arriba. Siendo víctima del comunismo fidelista me solidarizo con este pueblo que se niega a ser esclavo y les deseo la mejor de las suertes: una verdadera democracia. Sin embargo, el horizonte sólo pronostica tormentas y sangre.

Octubre 23 del 2007, foto de Reuters.

Policía bolivariana asesina a joven de 14 años en manifestación en Táchira

•February 24, 2015 • Leave a Comment


Venezuela: Maduro y Cabello secuestran al alcalde de Caracas Antonio Ledesma

•February 20, 2015 • 1 Comment

España y el oscuro horizonte

•February 19, 2015 • 2 Comments

Rafael Román Martel

Entre las divisiones que plagan en los últimos años a España no existe ningún factor más divisivo que la extrema radical de “Podemos”, dirigida por Pablo Iglesias, cuya organización se reporta ha estado financiada de manera directa o indirecta por el gobierno “populista” del Ecuador y el régimen chavista de Nicolás Maduro.

Y es que España no es fácil.

Los separatistas vascos siempre con la matraquilla de que son un país independiente. Andalucía ya casi lo es (o por lo menos es tan comunista como española). Los catalanes, siempre haciéndose los graciosos, contestan en Catalán si algún turista o incluso español les habla en castellano. Este es un chiste gastado por más de 50 años. Es el fenómeno de la imitación. Quieren ser Texas con la diferencia de que no son texanos. Cuando los vientos soplan fuerte para la nación norteamericana los últimos se hacen un factor de cohesión imprescindible, coherente y determinante para la unidad del país. A los catalanes les da por abolir el dinero y todas las leyes, repartir bonos y declarar la anarquía como sistema “legal”.

En la España porst-franquista una unidad semejante ha dejado de existir.

Los comunistas, causantes de la Guerra Civil Española, ahora amenazan con radicalizar su agresividad, imponiendo una política castro-chavista.

Han trabajado a las masas con paciencia. Su máximo líder: El comandante Iglesias, habla despacio aunque suelte espumas de Cobra por su boca.

Recientemente Iglesias estuvo en Nueva York, apoyado por la ya gastada “Starbucks Guerrilla” que deambula por La Gran Manzana luchando por la internacional socialista y su máxima ambición: implantar el comunismo en Central Park. Se mantienen alzados en los Starbucks Café, donde libran la lucha urbana con sus peligrosos Café Lattés. Tienen muchos puntos en común pero el principal es que son “revolucionarios profesionales”, o sea no trabajan.

El jabón y el trabajo son enemigos oligarcas de estos combatientes revolucionarios.

No añaden nada a la economía de este país pero se pasan la vida “freeloading” del imperialismo. Son geniales.

Cuando un estudiante en un foro universitario le hizo una pregunta seria a Pablemos, éste, una vez más recurrió al materialismo dialéctico. Y, apoyado por sus anfitriones, los guerrilleros del East Side Manhattan (armados hasta los dientes de sus Tiramisu Frappuccinos), fue aplaudido por las masas enardecidas: unos 100 asistentes.

En la España de Franco, el líder que ganó una guerra e hizo posible que hoy Iglesias tuviera un partido de radical izquierda, se hubiera dicho que este tipo “no mola”.

Y es que Iglesias no mola, ni él ni Tania “La Guerrillera” ni Monedero. De este último no recuerdo ni el primer nombre pero lo que tiene de monedero son unos 425,000 euros que, se ha reportado, este señor recibió del chavismo por sus servicios como “consejero” del gorilato, como lo llama Federico Jiménez Losantos.

No molan.

No.

Pero en las calles de Madrid, me dice una amiga, los madrileños están esperanzados con “Cola de Gato” y sus secuaces.

Da la impresión de que Madrid votará por el engaño.

Los cientos de miles de jóvenes españoles que se emborrachan y se drogan cada fin de semana en La Madre Patria me recuerdan a la frase del Ivancito en “Los Santos Inocentes” de Miguel Debiles: “Una guerra les daría yo”. Qué lástima. Qué pena. Los ciudadanos de una de las capitales más importantes y libres del mundo, donde tanto se sufrió por el comunismo quieren repetir el purgante, raspar en los odios y las heridas de más de 70 años.

Es como si una buena parte de éstos quisieran comer raíces otra vez.

Muy lejos estoy de ser, en ningún sentido, un señorito español pero una guerra les daría yo.

Cuando Debiles describió el abuso de los vencedores en la post-guerra jamás imaginó que las capitales españolas y hasta los pequeños pueblos hubiesen sido invadidos por hordas de hermanos suramericanos y africanos, quienes reciben ayuda social del estado español. Se pasan criticando a España. Robando, insultando, jodiendo a los españoles con sus inexistentes modales, con sus groseras e insultantes señas hacia los que los han acogido en sus seno después de escapar de la más paupérrima miseria y la más inhumana violencia.

Y es que son mal agradecidos, muchos mal nacidos. Y España le ha abierto las puertas de su generosidad, o de su ingenuidad.

¿Quién ha traído a toda esta gente a España? ¿A Francia? ¿A Alemania? ¿A Holanda? Los políticos corruptos de los partidos socialistas y hasta de que se disfrazan bajo una cortina derechista. Estos han creado la crisis. Han defalcado bancos. Han inflado la industria inmobiliaria, haciendo de los españoles el blanco de su corrupción. Entonces quién viene a “salvar” a España: “Podemos” y Pablo “Churches”, el Mohamed de los cristianos extraviados, el hombre de la cola, el hocico y la hoz.

Pobre España si vota por este partido comunista. El partido de Carrillo, asesino de más de seis mil en Paracuellos de Jarama, de la asquerosa, asesina y cobarde estalinista; “La Pasionaria”, del “Lenin de España”; Largo Caballero. Y desde luego el partido de Juanita Rico, a la cual el oligarca Rafael Alberti le dedicó un poema por orinar encima del cadáver de Juan Cuellar Campos, un joven falangista de 18 años, después de hacer añicos su cabeza en pleno Madrid el 10 de junio de 1934 hasta el punto que ni su madre lo pudo reconocer. El partido de cientos de Chekas, de los 13.000 religiosos ultrajados y asesinados por estos comunistas. El partido de la tortura y la miseria. La ideología que asesinó a más de 100 millones de seres humanos en el siglo XX y sigue matando, encarcelando y torturando a nombre del “proletariado.”

Claro que no estamos de acuerdo con la xenofobia ni el abuso de los emigrantes pero esto es muy difícil de entender para los españoles que aman a su patria y a sus tradiciones y a su tierra: abonada con la sangre de los cientos de miles que lucharon para liberarla del yugo islámico por más de seis siglos, por la invasión napoleónica en 1808 y por el esclavismo soviético en 1936. Claro que no estamos de acuerdo con la violencia ni los maltratos hacia emigrantes que respetuosamente y agradecidamente, arribaron y arriban a este gran país en busca de refugio o de trabajo, como fue el caso de mi familia en 1970. Jamás se le ocurrió a mis padres demandar ningún derecho, mucho menos insultar a las autoridades españolas ni al pueblo español.

Agradecimiento era nuestro deber y así como mis padres lo hicieron le estaré agradecido a España su acogida en ‘tiempos revueltos.’

Muchas amenazas se ciñen sobre España. “Podemos” es la más peligrosa. Los jóvenes nacionalistas son otra. Con razones mucho más poderosas que las de los comunistas que intentan imponer por medio del engaño y luego de la fuerza sus condiciones, la ultraderecha combate a una ideología foránea que terminaría por hundir en la peor desgracia a la nación que tantos amamos y respetamos.

¡Libertad para Leopoldo López! ¡Libertad para Venezuela!

•February 18, 2015 • Leave a Comment

Interesante documental sobre la derecha radical en España

•February 18, 2015 • Leave a Comment

Happy Valentine’s Day!

•February 14, 2015 • Leave a Comment

La olla a presión

•February 13, 2015 • Leave a Comment

Rafael Román Martel

Mientras más afloja la administración de Obama más exige Raúl Castro y su extensa familia mafiosa y sus asociados porque los Estados Unidos sean bendecidos con el restablecimiento de relaciones diplomáticas bajo el argentinísimo hisopo papal y la genuflexión de los colaboracionistas y otros cubanos que se han dedicado al negocio de la miseria del pueblo cubano para enriquecerse y viajar a la isla numerosas ocasiones al año.

Hace un par de días Raúl pidió la base de Guantánamo. Ahora quiere una Indemnización por los daños causados por el salvaje bloqueo que EEUU ha mantenido sobre la isla de Cuba por más de 56 años. Jamás la historia ha visto un ataque contra un país con tanta saña y violencia de parte del imperio, el cual ha intentado asesinar al líder comandante Super Eterno* en unas 5,880 ocasiones. Y Raúl, el hermano del líder de todos los pobres del mundo y Presidente electo de la República de Cuba, primer territorio libre de América, asume sobre sus hombros la responsabilidad de defender los logros de la revolución y, si es posible, sacarle unas lazquitas. Mañana pedirá la restauración de las armas nucleares que su hermano y él intentaron instalar en la isla al principo de los sesenta. Pasado mañana pedirá hablar en el congreso de los Estados Unidos para explicarles lo que es la verdadera democracia y después regañar a los políticos de este país en vivo transmitido a todo el mundo. Todo esto y mucho más posiblemente discuta Raúl Castro después de su primera botella de Krauffman Vintage Vodka. No son sueños. No son boberías producto de su perpetua borrachera: son realidades quizá hiperbolizadas pero muy reales. Todo dentro del marco de la relatividad política en que nade la espesa telaraña de estrategias norteamericanas.

Barack Obama es un hombre bien intencionado. Como ciudadano americano le puse mucha fe pero en la seguridad de este país y su política mundial nos ha salido como una tarjeta de crédito al 40% de interés con recargos de pagos atrasados.

Nos está costando caro Barack Obama. Ocho años de Obama han echado atrás unos 30 en efectividad en política exterior. Y es que los Carters y los Obamas se pagan con creces. Muy buenas intenciones. Muy pobres resultados. Todos halan duro de esta pusilámine política exterior. La televisión putinista ya hasta habla de invadir Polonia y Alemania. Existe un descontrol y una falta de respeto por la vida en latinoámerica como jamás se había visto. En centroamérica así como en Venezuela la vida puede valer un par de zapatos deportivos, un móvil, una mala mirada. Hay más armas en manos de la delincuencia que nunca. Se ha desatado un odio y un abuso hacia la mujer insólitos en la historia del hemisferio. La violencia extrema se ha apoderado de la juventud desde Argentina hasta Los Estados Unidos. Se ha esparcido a los juegos de fútbol, a los de baseball. Son tema predominante en los juegos virtuales. Hace unos años se separaban a las personas que estaban peleando. Hoy en día se filman con los teléfonos inteligentes y se ponen en la internet, donde uno puede apreciar como la gente se divierte alrededor de la violencia, a veces infantil. Ni en mi pueblo natal al final de los sesenta recuerdo ver yo a gente tan infame y ansiosa de regocijarse en la violencia ajena cuando los muchachos peleábamos a la salida de la escuela.

Las guerras en Africa y sus funestas consecuencias siguen a más de 30 conflictos regionales en el continente. Ya no mucha gente en el oeste les hace mucho caso. Africa es similar a una enfermedad crónica con algunos tonos que llaman la atención. El Boko Haram, por ejemplo, que ha desatado en Nigeria una crueldad “revolucionaria” ejemplar de la más baja crueldad. Los líderes y los muñecos televisivos de Venezuela ni siquiera mencionan las atrocidades que cometen estos salvajes contra la población civil. La ONU lo hace a menudo pero en estos tiempos quién le hace caso a la ONU. En Ucrania la guerra espanta a los civiles y como pueden se defienden los ucranianos con la ambivalencia de Barack Obama. Y mientras más vacila en armar a los ucranianos más avanza el zorro de Putin, quien aún con el despliegue de tecnología en la guerra de EEUU no respeta a Obama y continúa con sus aventuras expansionistas.

Este mundo del siglo XXI parece subrayar las palabras de Nietzsche: “La guerra es la fiesta del hombre”.

Siempre recuerdo al presidente George W. Bush cuando le preguntaron, en su primer encuentro con Putin después de hablar extensamente con éste en Camp David, cuál era su impresión del líder ruso. Bush, con su astuta mirada contestó: “Cuando miro a sus ojos puedo leer su alma”. Mientras Bush presidió este imperio a Putin no se le ocurrió invadir a nadie. No es un asunto de perspectiva. Es un asunto de liderazgo. Simplemente Vladimir no respeta a Obama, lo lee, él puede mirarlo a los ojos y leer su debilidad de una manera muy similar a la que Bush lo hacía con su crueldad y su ambición.

La sombra de este renacimiento comunista sobre las democracias y las ignorancias ahora cubre a España.

Esa España que amamos los que hemos vivido en ella, los que hemos respetado su estirpe, los que nos sentimos orgullosos de heredar su sangre.

Los que caminamos sus calles durante los últimos años del franquismo y vimos como progresó y llegó a la transición democrática y a la prosperidad bajo el legado de Francisco Franco y lejos de la amenaza del comunismo que siempre ha acechado a España desde principios del siglo XX. El partido comunista “Podemos”, lidereado por Pablo Iglesias y financiado, como se ha reportado en la prensa internacional, por los gobiernos de Venezuela y Ecuador, ha logrado convencer a millones de españoles de que el comunismo es la salida a la crisis política y social que sufre España. Buena parte de la culpa de esta anomalía es de los partidos tradicionales, el PP y el PSOE, cuya corrupción ha copado la paciencia de los votantes en la Madre Patria. Craso error.

En las próximas elecciones de España está en juego el alma de una nación que desde 1975 ha sido ejemplo de una transición pacífica hacia la democracia. Habiendo vivido en España no puedo imaginar el desastre que causaría un comunismo, habiendo ésta pasado por tal maldición en los años 30 del siglo XX. En caso de que “Podemos” gane las elecciones España se hundiría en una miseria similar a la de Cuba o Venezuela, además de poner a la geo-política mundial en serios aprietos porque España es una nación que está muy lejos del realismo mágico o de las selvas africanas.

Todo esto añade a la olla de presión mundial que acabará por explotar en una guerra jamás experimentada, Y como si fuera poco ahora ISIL se levanta en el Este con una violencia medieval. ¿Es posible que ISIL sea un calculado producto de los Estados Unidos? Esa sería la peor salida a la crisis mundial que vivimos porque se traduce a que el imperio no ve otra solución que provocar el uso de las armas nucleares y hacer un impacto semejante al de 1945, arriesgando todo costo humano en este país, y en el mundo. Porque esas armas nos se hicieron para asustar a nadie. Se han construido para activarlas. Hasta el día que algún loco meta el dedo en el botón y ya nos “Podemos” imaginar.

Dentro de todo este enredo Raúl y Fidel son fideos en la sopa que continúa hirviendo en la cazuela global. Por alguna parte va a explotar una guerra que ningún ser humano con conciencia querrá sobrevivir.

Dentro de este juego Cuba no es ni una bola del billar y los cubanos de a pie han sido relegados a la época de los Taínos, sin cruz, sin honor, sin identidad, sin valores ni patria.

Vivir día a día es lo que nos queda. Y armarnos hasta los dientes.

*Hugo Chávez es EL Comandante Eterno. Fidel es el Comandante Super Eterno.

Rafael Correa: el payaso peligroso

•February 9, 2015 • Leave a Comment

http://www.infobae.com/2015/02/09/1625811-video-comediante-ingles-se-burla-correa-las-redes-sociales
Rafael Correa es un payaso, un payaso peligroso gracias a las masas ignorantes. Toda una estrategia de la internacional socialista que está dando resultados en Latinoamerica: de cada pareja educada la mujer pare dos hijos mientras de cada mujer pobre nacen 6 u 8 hijos. Estos crecen en la más paupérrima pobreza, genéticamente desaventajadas, socialmente marginadas; fáciles presas para el comunismo. Esta estrategia a largo plazo se está desarrollando en los Estados Unidos con las demandas de los “emigrantes” mientras que en Latino America los hijos de los más pobres son piezas fáciles de manejar y continúan eligiendo a líderes comunistas disfrazados de populistas. El abuso del poder de la oligarquía latinoamericana y el empuje de la internacional socialista van ganando terreno y es por eso que tenemos payasos como Correa, Evo Morales y Maduro en nuestro hemisferio. El objetivo final es invadir y desintegrar la cultura norteamericana. Poco a poco los comunistas van logrando su objetivo si este gran país no pone un freno radical por la defensa del alma de América.

“Paco de Lucía: la búsqueda” acaba de ganar un Goya

•February 7, 2015 • Leave a Comment

Clint Eastwood’s finest film: “American Sniper”

•February 3, 2015 • 1 Comment

Federico Jiménez Losantos explica la política de “Podemos” que llevará a España a la Segunda Guerra Civil

•January 28, 2015 • Leave a Comment

El fiscal Nisman denuncia a la presidente Cristina Kirchner de encubrir atentado terrorista 15/01/15

•January 25, 2015 • Leave a Comment

El Salchichón oligarca, el SAPO PROLETARIO le habla a sus 200 seguidores!

•January 24, 2015 • 1 Comment

Los dos Pumas

•January 18, 2015 • Leave a Comment



Un puma chavista y otro democrático. ¿Cómo la ve? Yo lo veo claro: el Puma es un cantante mediocre y una MIERDA de persona, una pitralfa humana.

Mob Justice – The Gus Farace Story

•January 17, 2015 • Leave a Comment

American

•January 6, 2015 • Leave a Comment

Cuba- Juicio al General Ochoa (1989 ) – completo

•January 4, 2015 • Leave a Comment

Happy 2015! Enjoy!

•December 30, 2014 • Leave a Comment

En el quinto aniversario de la muerte de mi padre: José Martel – Amanera de Homenaje (1923-2010)

•July 16, 2014 • 1 Comment


Union City, Julio 16, 2010-Murió esta madrugada mi padre. Tenía 87 años y hasta el último día de su vida dio una de sus largas caminatas.

No era alto y jamás pesó más de 127 libras pero fue un gigante. Uno de esos hombres que le dio el frente siempre a la vida, la cual no le fue a menudo fácil.

A los ocho años de edad comenzó a trabajar de ayudante a carnicero. Por la noche cuando llegaba a casa mi abuela le preparaba cucuruchos de maní que vendía frente al cine. Logró construir una bicicleta pieza a pieza. No tenía el dinero para comprarse una entera. Pero el hecho de construir su primera bicicleta lo hizo interesarse en la mecánica. Tendría unos 15 años cuando llevó la bicicleta a Varadero para alquilarla los domingos. En aquellos tiempos-final de los años 30- se alquilaban las bicicletas sin el que las rentaba adelantara un centavo, se pagaba cuando se devolvía. A mi padre jamás le robaron una bicicleta. Compró otra y llevaba una de una mano y montado en la otra iba los sábados y domingos a Varadero a rentarlas.

Pronto comenzó a arreglar las bicicletas de sus vecinos y al principio de los años 40 montó su primer taller en La Marina de Cárdenas, su ciudad natal. Prosperó. Trabajaba sábados y domingos. La familia y el trabajo siempre fueron sus prioridades. Llegó a tener 40 bicicletas para vender o alquilar en su taller.

Se había abierto trecho desde la pobreza a fuerza de trabajo y movió la localidad de su taller a la Calle Calzada, llegando a tener 40 bicicletas para alquilar y una considerable clientela.

Siempre fue serio en su trabajo, al que adoptó como una religión. Hacía los años 50 estaba a punto de comprar su casa, cuya parte frontal usaba de taller. Era un inmenso caserón español donde por las tardes corría la brisa de la bahía de Cárdenas borrando el calor sofocante de las mañanas de verano.

Desde muy pequeño me enseñaba a montar los rayos de las bicicletas, lo cual hacía bajo su supervisión en mis vacaciones de verano y cuando llegaba de la escuela. Al final del día me pagaba para enseñarme los valores del trabajo y el dinero. Su taller estaba casi siempre lleno de clientes en una ciudad caracterizada por la cantidad de bicicletas y coches que circulaban por sus calles. Estaba extremadamente orgulloso de sus “ponches” y su lema era “si yo te arreglo un ponche en ese lugar de la rueda no se te poncha más”. Mi padre fue siempre un hombre de paz. Dos veces lo vi al punto de irse a las manos, una fue un señor que reclamaba sus 40 centavos del ponche que decía se le había roto por el mismo lugar en que Martel lo había cojido. Mi padre se sintió engañado e insultado y tuvieron que intervenir varios clientes para calmarlo. La otra fue simplemente “El asunto de la chancleta”, del que siempre nos reíamos con él.

Era difícil sacarlo de quisio pero era también peligroso hacerlo. Evitaba al máximo estar en una situación de violencia pero cuando tomaba una decisión no cedía. Tenía una filosofía muy sencilla: Cuando hay que pelear hay que echarlo todo hacia adelante, en ese momento estás solo y tienes que darlo todo, decía. Esto lo había aprendido en las calles de Cárdenas, donde se inició en la pelea callejera desde niño para que los abusadores no le quitaran el maní que vendía frente al Cine Cárdenas, o el puesto de limpiar zapatos que se disputaban los muchachos duros de la calle. Tenía un sentido extraordinario del peligro de la calle, de las situaciones, de los “personajes estrátegicos”, Estos instintos y valores tanto familiares como de hombría implantó en mí. Le estaré siempre agradecido.

Pasaron muchos años para entender lo claro que estaba el viejo. En mi experiencia en mis años jóvenes en las noches del New York de la década del 70 y 80 no me sorprendieron ni jamás me amendrentaron los que intentaron faltarme el respeto. También me había curtido en las calles de Cárdenas y Madrid y después a la disciplina de Karate había añadido uno cuantos rounds en rings locales. El boxeo es el mejor mata guapos que he conocido. Mi viejo me había preparado para enfrentar la vida. Más tarde leyendo “La conjuración de Catilina” de Salustio grabé una frase del general romano que intentó usurpar la república y cayó entre sus primeras líneas. Cuando ante la superioridad numérica algunos de sus generales le sugirieron que se rindiera Catilina, entre muchas célebres frases, les contestó que sólo los locos dejan las armas. Lo que reafirmaba los consejos de mi padre. Jamás buscó una pelea pero jamás dejó sus armas, entre éstas la más valiosa que tenía: su disponibilidad ante situaciones difíciles, su disciplina y dedicación a la familia y en el momento necesario su absoluta resolución a darlo todo en cualquier batalla.

Aunque fue dura su vida mantuvo su manera afable y su personalidad conversadora y amigable hasta su último día. Si bien la experiencia de su niñez tronchada y los daños que le causó la infrahumanidad de los comunistas lo afectó profundamente, no así su sentido del humor y su autenticidad como ser humano. Los que lo trataron dan firme testimonio de un hombre amable, sincero y honrado.

No creía en curas ni en dogmas ni partidos políticos y jamás lo vi seguir a otro hombre, aunque llegó a admirar al presidente Ronald Reagan hasta el punto de llegar a tener por un tiempo una foto del presidentel en la sala de su casa, pero amaba y estaba orgulloso de su isla, su taller y su familia hasta su último día. Fue cubano hasta la cepa.

Fue, sin embargo un hombre de paz. No abrigaba el odio. Muchas veces cuando hablaba de su taller con nostalgia no maldecía a los castristas que se lo robaron ni en su ferviente anticomunismo se expresaba con resentimiento hacia la plaga. Agradecía a Dios que lo hubiera elegido para ser uno de los millones de cubanos que pudimos escapar de las garras del lenilismo delirante. Siempre vio el final del comunsimo en Cuba como una gran tragedia por los abusos a derechos humanos y el fanatismo de los oligarcas castristas.

Fue al final de los 50 que la plaga comenzó a dejarse sentir en Cuba. Mi padre, como tantos otros miles de cubanos honestos y trabajadores, fue acusado de “pequeño burgués” por Castro y la tralla. Una tarde que jamás olvidaré vinieron los esbirros y le “intervinieron” su taller. El taller era parte esencial de su vida. Lo tuvo por 28 años hasta que los comunistas se lo robaron. Nunca comprendió ni se recuperó del robo de los podridos marxistas. Aunque fue anticomunista hasta el final, no llegó completamente a comprender el odio y la semilla diábolica de los comunistas de manera total. No escuché una frase de odio ni siquiera sobre la carroña comunista ni de La Pitralfa Humana y su familia. El viejo no estaba en el negocio del odio, su misión fue construir.

Minutos después de la intervención el esbirro le dijo a Martel: “Bueno esto es ahora del pueblo, de la revolución pero te damos la oportunidad de trabajar para la revolución ahora.” Mi padre se negó. Explicaba que cómo iba a trabajar para los que le habían robado lo suyo, construido a base de sudor y trabajo.

Entonces comenzó a tener problemas con los comunistas que llegaron a enviarlo a uno de sus campos de concentración por dos años y a cortar henequén. Había decidido salir de la isla cárcel para traer a su familia a tierras de libertad. Pagó el precio de todo cubano que salió de Cuba en la década de los 60 y 70: el acoso institucional, el desprecio de vecinos y personas que habíamos conocido toda una vida pero que ahora eran más revolucionarios que Fidel.

Ocho años después de salir de Cuba volvió con mi madre, en aquellos primeros viajes llamados “de la comunidad” en los cuales me negué a participar. Regresó sorprendido, no sólo por el deterioro de aquella sociedad sin futuro, sino porque los mismos comunistas del pueblo que le habían hecho daño habían venido a saludarlo y a pedirle cuchillas de afeitar y medias, que mis padres habían llevado en docenas en anticipación a la miseria que enfrentarían. Mi padre les dio las cuchillas, los chicles y las medias que le quedaban sin ningún reparo. Lo único que sintió por aquellos esclavos del comunismo fue lástima y llegó narrando sorprendido como los comecandelas más castristas estaban hechos añicos, desengañados y hambrientos sin poder dar marcha atrás.

En puro invierno del año 70 llegamos a España. El trabajo para los emigrantes era escaso pero no había comunismo. Mi padre comenzó a repartir guías telefónicas por todo Madrid. Era un trabajo que muy pocos hacían. Había que subir la guías telefónicas, auténticos ladrillos, cinco y hasta siete pisos sin elevador. Pero el trabajo, lejos de ser un obstáculo, era una especie de misión para José Martel.

Hijo de españoles, se sintió en casa en la madre patria. La vida era dura en España pero el viejo se sentía libre. Aunque muchos españoles rojos veían la dictadura de Franco como algo insoportable, mi padre sabía que aquello no era el comunismo, del que solía decir: “Si los comunistas pudieran controlar el aire y el sol lo harían sin pensarlo un instante”.

Conoció a mi madre de muy joven y solía decir: “Cuando yo vi a Panchita yo sabía que ella era la mujer de mi vida”. Se casaron y mantenían un matrimonio de 60 años.

Toda la vida mostró una actitud ejemplar hacia el trabajo y la familia, algo que dejó sus huellas en mi y de lo que le estoy eternamente agradecido.

Después de tres largos años en España arribó a Los Estados Unidos el 15 de mayo de 1973. Trabajó en K-Mart otros 28 años. No llegó tarde ni un día. Estuvo ausente 3 días en 28 años. Antes de retirarse la compañía lo homenajeó sacando un reportaje en su boletín nacional. Era muy querido por sus compañeros de trabajo, con los cuales se mantuvo en comunicación hasta el último día.

Como todos los cubanos que aman a su patria siempre estuvo atento del acontecer cubano. Siempre soñando con la libertad de su país. No fue un actvista político pero fue un repúblicano de Ronald Reagan, el presidente que más admiraba.

El boxeo era su deporte favorito, del que llegó a ser un experto. Me trasmitió también esa afición y admiración por este deporte duro que era compatible con su vida y su carácter. La primera pelea de boxeo que vi en mi vida fue a su lado, en un pequeño televisor en el piso que compartíamos con otros cubanos en Madrid. Me despertó en la madrugada para ver la pelea de Mohamed Ali y el argentino Ringo Bonavena, trasmitida en directo por Televisión Española desde el Madison Square Garden. Mi padre reconoció inmediatamente el talento de Ali. Repetía que el boxeo “es el deporte más duro”, algo que pude experimentar años más tarde. Tengo la dicha de haber compartido muchas peleas de boxeo con él y su nieta comenzó a escribir sobre este deporte profesionalmente a la edad de 18 años. Frances le dio muchas alegrías y sus personalidades son sorprendentemente similares. No escondía el orgullo que sentía por ella ni ella el amor y agradecimiento hacia su abuelo. Hasta su último día con nosotros comentó lo orgulloso que sentía de Fran. Ella le dio el superlativo orgullo de graduarse con honores de la Universidad de Harvard a la edad de 21 años e ingresar en la Universidad de Fordham para estudiar leyes.

En sus últimos años disfrutó de su casa y de sus paseos por Nueva York con su nieta. Le encantaba salir a Nueva York y pasear en carros por las amplias avenidas. Le fascinaba tirarse fotos con su nieta en la gran ciudad.

José Martel (centro), reunido de buenos amigos en una tarde inolvidable, entre éstos Alberto Menéndez, su esposa Juanita y Evelio Madariaga, en una fiesta informal de graduación de su nieta Frances cuando regresó de Harvard University en junio del 2009, después de graduarse con honores.

Sentía un gran amor por España y siempre le estuvo agradecido tanto a España como a Los Estados Unidos por las oportunidades que este país le brindó.

Dejó huellas de luz en nosotros. Era un hombre directo, medido y humilde en su forma. Firme en sus convicciones democráticas, en su ferviente anticomunismo.

A través de su ejemplo me enseñó muchas cosas que son parte de mi por el resto de mi vida.

Deja un gran vacío en nosotros. Le damos gracias a Dios de tenerlo siempre cerca por tantos años. Su sentido del humor, su inconfundible risa y sobre todo su sentido humano y su dedicación a la familia estará siempre en nosotros como una llama de azul inextinguible y presente a través de la vida.

Descansa viejo, has cumplido.

Una de las últimas fotos de mi padre con su esposa Francisca el 4 de julio del 2010.

José Martel (centro) en la Plaza de Cárdenas, Cuba, con dos empleados de su taller con las famosas bicicletas Niágara en una foto tomada el 2 de noviembre de 1947.

* Velamos y enterramos al viejo el 18 y 19 de julio del 2010 con la dignidad que merecía. Desde lo profundo de mi corazón gracias a todas las personas que estuvieron conmigo y mi familia en estos difíciles momentos, especialmente a todos los amigos que mostraron su calibre cuando hay que mostrarlo aún no pudiendo estar físicamente presentes. Gracias a los oficiales electos que se presentaron y que tan bien se portaron. Gracias, no lo olvidaré.

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 200 other followers