Otro año nuevo en febrero

La nieve se establece.
Corre por las venas como un ángel vencido.
Los febreros son más que una lluvia de inviernos,
Son viajes interminables de uno al otro lado de nosotros.

La jornada fue desangrando los copos,
fue abriendo caminos fríos,
Nos cerró puertas esenciales.

Es necesario mentirnos hasta el final
O quemarnos de ausencia.

Hubieron tiempos que volver fue la mayor ambición.
Entonces teníamos la propiedad de sentir vivas las cenizas.

Nuestra ansiedad es un pozo enjaulado.
Volvimos a pantanos poblados de falsos colores
Aferrándonos a una taza de café, a alguna señal que nos llevara al punto de partida.

Y siempre las preguntas:
¿Qué hubiera sido?
¿A dónde estará?
¿Quién poblará mi casa?

Volvimos a sentarnos frente a malecones ajenos
Para dejarnos mentir por el mar que siempre sabe a regreso.

Vimos repetirse la huída,
Cada vez más desesperada
De los que se negaban a creer en la próxima mentira
Después que la fe y la utopía no cumplieron.

Y no pocos decidieron tomar el camino duro.
Y ahora no pueden hablar.
Sus voces son truenos en el océano;
espadas de héroes olvidados.

Los demás arrastramos este vacío
que hemos alimentado reconstruyendo el pasado
agitando su cola interminable y envuelta en llamas.

Y todos viajamos en los febreros, en los inviernos y en los mares de este mundo
Con un bagaje que jamás podremos precisar.
Cada uno cargando las historias y los himnos
Y las piedras que tan bien disimula
En su mecanismo de defensa el exiliado.

Rafael Roman Martel 2 2 2010

~ by Rafael Martel on February 2, 2010.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

 
<span>%d</span> bloggers like this: