“Sentimos miedo, pero en Cuba no hay futuro”

Los actores cubanos Anailín de la Rúa y Javier Núñez Florián, con sólo 20 años, reprodujeron hace 12 días parte de la trama del filme por el cual volaron desde La Habana a Nueva York, sabiendo que en su escala en Miami se quedarían para “luchar por un futuro y ojalá irnos a Las Vegas”, según relataron a la agencia de noticias AFP.

“Nos encantaría irnos a Las Vegas, siempre me ha llamado la atención y quizás allá podamos encontrar algo que nos gusta, eso nos han dicho”, dijo Núñez Florián, que junto a su novia Anailín huyeron de Cuba cuando fueron invitados a participar en el Festival de Cine de Tribeca de Nueva York.

La pareja decidió “desaparecerse” en el Aeropuerto Internacional de Miami el 18 de abril, sin decir nada a sus compañeros de viaje, Dariel Arrechada, protagonista junto a ellos de Una noche, y un productor del filme de coproducción británica-estadounidense-cubana que ganó tres premios, entre ellos, el de Mejor Actor para Núñez Florián y Arrechada.

“Nosotros queríamos ir al festival, hubiese sido bonito estar allá, pero fue tanto el miedo y el susto de que estando allá no íbamos a poder quedarnos aquí, que por eso nos quedamos”, explicó el actor en la habitación de un hotel en Hialeah, ciudad cuya población es mayoritariamente cubana al noroeste de Miami.

“Quisiera haber estado allí para recibir el premio, pero no me arrepiento, porque como dice el dicho: ‘La luz de adelante es la que alumbra’, lo que se me presentó primero fue quedarme aquí y eso era lo que yo quería”, afirmó.

De la Rúa recordó que la gente que los podía ayudar vivía en Miami. “Y nosotros no trajimos dinero y luego en Nueva York iba a ser más difícil ¿De ahí cómo íbamos a salir?”, explicó. “Hablamos con la directora y Dariel y les explicamos nuestra decisión, nos disculpamos y pues nos comprendieron y desearon suerte”, reveló la actriz.

La escala en Miami era de casi un día y eso facilitó que un amigo del joven de su barrio de La Habana, ahora en el exilio, pasara a buscarlos por el aeropuerto. Después de dos días, ella ubicó a un tío que vive en Bradenton, más de 390 km al norte de Miami, y partieron para allá, “siempre con ayuda de los amigos y familia”, dijo.

Tras cinco días en Bradenton, “pusimos un aviso en Facebook, contando nuestra situación, a ver si la gente nos podía ayudar y nos contactó alguien del canal 41 de Miami (América TV)”, dijo la joven, que con su pareja revelaron en una exclusiva con ese canal que pedirían asilo político.

“Ellos nos ofrecieron ayuda, nos contactaron con el abogado que está haciendo nuestros trámites y nos fueron a buscar a Bradenton para entrevistarnos”, contó Anailín, una ex vendedora de joyas de fantasía en una feria de La Habana, que se hizo actriz, al igual que sus compañeros de Una noche, cuando la directora británica Lucy Mulloy los quiso en el elenco luego de verlos en actividades cotidianas.

Ahora “estaremos en Miami unos días más para los trámites, y este hotel lo está pagando una amiga de la mamá de Javier que nos vio en la tele el viernes. Luego no sabemos adónde iremos”, indicó Anailín de la Rúa.

La cinta que protagonizan cuenta las desventuras de dos jóvenes y la hermana de uno ellos que intentan cruzar en una balsa las 90 millas que separan a Cuba de Florida.

Por la película “estuvimos en febrero en Alemania, en el Festival de Cine de Berlín, pero allá es muy frío, el idioma es una complicación; en cambio aquí hay muchos cubanos y tenemos amistades y familia”, explicó Núñez Florián.

Ambos, aún con gestos de incertidumbre e ilusión en sus rostros, resaltan que vienen de familias muy humildes, y aunque reconocen que en Cuba hay buenas escuelas de arte, sostienen que no pudieron ingresar, porque “se nos hizo tarde y teníamos que trabajar para ayudar en la casa”. “Allá no tenemos ningún futuro”, apuntó De la Rúa.

“Con los papeles en mano queremos empezar a trabajar en lo que sea, si es actuación, mejor; pero realmente en lo que sea para poder ubicarme”, ruega ella. “Hasta ahora nos ha gustado todo. A mí me gustaba el tipo de vida de Miami sin haber estado, ahora toca luchar por ese sueño y si sale irse a Las Vegas, bienvenido sea”, dice él.

El abogado que tomó el caso de la pareja, Wilfredo Allen, explicó a la AFP que en los próximos 10 días solicitará el asilo político y “existe una posibilidad muy alta que se lo den bajo las mismas circunstancias que los Estados Unidos le han otorgado antes a bailarines, cantantes, atletas que han desertado de Cuba”.

Advertisements

~ by Rafael Martel on April 30, 2012.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: