Las drogas, otro problema

Miércoles, Agosto 22, 2012 | Por Luis Cino Álvarez

LA HABANA, Cuba, agosto, http://www.cubanet.org -Dicen que la ketamina es capaz de tumbar a un caballo. Y es cierto: los veterinarios la utilizan como anestésico. Aseguran que no crea adicción, que te pone eufórico enseguida. Pero a algunos les causa estados de pánico o ansiedad. De cualquier modo, lo peor viene después, cuando pasa la euforia inicial y empieza el dolor de cabeza, los vómitos y los mareos. A veces, la sobredosis puede resultar letal.

Pero la coca no está al alcance de todos los junkies. En Cuba, las diferencias sociales también se sienten entre los adictos a las drogas. “Halar polvo” es un lujo que solo se pueden dar algunos pudientes: macetas, jineteras, músicos, hijos de papá. El resto se tiene que conformar con las anfetaminas o la marihuana.

En los últimos años, la ketamina –o kit-kat, como también la llaman- compite con la amitriptilina y el parkisonil (“el paco”), que se venden de 15 a 20 pesos la pastilla en el mercado negro (en las farmacias sólo se venden por prescripción médica).

En Cuba, desde hace más de cuatro décadas, estas pastillas son utilizadas por algunos adolescentes y jóvenes para “arrebatarse”.

En los años 70 la más utilizada era el desartedrón, que se tomaba con cerveza o ron para acelerar y reforzar su efecto.

El fenómeno de la droga, pese a las periódicas redadas policiales y las severas sanciones del Código Penal, nunca se erradicó del todo, como pregonaba hasta hace una década la propaganda oficial. Ni siquiera lo consiguió la Operación Coraza, a inicios del año 2003.

Al menos la marihuana nunca ha faltado. En los años 80 un cigarro costaba 10 pesos. Hoy cuesta el doble y hasta el triple, pero la calidad es mejor. Ya casi no circula la llamada “yerba de parque” que tanto defraudaba a los “que sabían”. Desde hace unos años, los adictos se refieren a la “marihuana yuma” (¿colombiana?), “la buena”, y desdeñan la nacional. La primera cuesta no menos de dos CUC el cigarro; la otra se consigue a la mitad.

En casi todos los barrios hay alguien que vende marihuana. Y los compradores no son únicamente rastas y freakies, como aseguran ciertas leyendas urbanas.

Tropas Guardafronteras, con bayonetas y perros, y los cederistas de los Destacamentos Mirando el Mar vigilan las costas en pos de los frecuentes recalos, procedentes fundamentalmente de Jamaica y Colombia.

Existen clínicas de desintoxicación, los spots televisivos advierten del peligro de las drogas y funciona desde hace unos años una Línea de Ayuda para los adictos, que muy pocos utilizan, porque no confían en la total discreción que dice garantizar.

~ by Rafael Martel on August 22, 2012.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: