Adiós al trágico 2012

Rafael Román Martel

Este 2012 arrancó a balazos y terminó a balazos. El 8 de enero en Arizona uno de los tantos locos que andan sueltos, gracias a la deficiencia de nuestro sistema de salud mental, le cayó a tiros a la congresista Gabrielle Giffords y a todo el que pudo alcanzar llegando a herir a 17 y asesinar a 6.

Esta era una antesala de como cerraría el año en diciembre cuando otro asesino sin causa entró a la escuela elemental Sandy Hook, localizada en el pacífico y pintoresco pueblo de Newtown, Connecticut y comenzó a dispararle a niños de primero a cuarto grado. Este monstruo se llevó la vida de 30 personas, entre éstas la directora de la escuela, la psicóloga y una maestra que cubrió a sus estudiantes para salvarlos.

El 2012 fue uno de los años más crueles en las interminables guerras civiles que se libran en el medio oriente: Siria reemplazó a Libia escalando el nivel de violencia de parte del dictador Assad, algo que a su vez provocó la venganza de los que intentan sacarlo del poder. Las imágenes de la crueldad desplazada por ambos bandos es realmente medieval. Los Estados Unidos, alarmados por la crueldad de Assad apoyaron a los rebeldes, pero hoy, 24 de diciembre hay señales de algún intento diplomático. Tanto Rusia como EUA tienen dudas a cerca de las intenciones de los rebeldes, en cuyas filas se han infiltrado un ramillete de islamistas radicales. Mientras tanto la balacera continua. Los refugiados se multiplican en cientos de miles. Los niños, los viejos y los más vulnerables siguen siendo los que más sufren. Nada ha cambiado. Ni la tecnología, ni todos los pacifistas profesionales del mundo han podido influenciar la naturaleza humana, cuya fiesta-escribió Nietzche-es la Guerra.

De Africa es justo decir que se ha mantenido sólida en el número de guerras civiles: unas 30 al mismo tiempo por los pasados 40 años. Ni Nelson Mandela con todo su aparato publicitario ha podido evitar la masacre en la que tal parece se han enviciado los pueblos africanos. Mandela, héroe para millones, terrorista para otros, cierra el año en un hospital de Pretoria, debido a los achaques de su avanzada edad. Mandela cumplió 27 años de prisión por sus actividades terroristas y sus convicciones políticas. Es digno de nuestro respeto. Se hizo una película sobre su vida. Se celebró su trayectoria como la de una revelación mítica. Mandela se embarcó en una violenta carrera contra la injusticia del APARTHEID. Si bien Mandela no es ningún santo, sus enemigos lo sobre pasaban en crueldad y estupidez. Su violento temperamento, el cual mermó para moldear la imagen de abuelo bueno, hasta el día de hoy arrastra los restos de su violencia: el periódico The South African anunció el pasado 11 de diciembre del 2012 que su muerte “va a lanzar una nueva ola de matanzas de blancos en South Africa”.

Por este hemisferio tenemos nuestra versión tropical del luchador surafricano. Mario Chánez de Armas es un cubano que cumplió 30 años de prisión por enfrentarse a la dictadura de los Castro en Cuba. Nadie hizo una película sobre él. Ni siquiera Andy García. De Armas no puso ninguna bomba para asesinar a personas inocentes. Luchó a tiro limpio al lado de Castro para derribar la dictadura de Fulgencio Batista. Cuando se percató de que los Castro eran unos traidores se manifestó en contra de éstos y fue sentenciado a muerte. Comulgada la sentencia ciumplió sus treinta años de presidio “plantado”. LLegó al exilio viejo y enfermo. Con la excepción de un grupo de sus hermanos de prisión y cubanos patriotas nadie le dio una pizca de importancia. Falleció el 24 de febrero del 2007 en Miami. Nadie le ha dedicado un concierto. Nadie lo recuerda. Los demócratas de la canción: Gloria y Emilio Stefan jamás hablan de Chanes. Definitivamente fue un ejemplo de dignidad humana, de heroísmo. Seguramente para estos compatriotas, que tantos millones han ganado viajando el mundo mientras Chanes se pudría en una mazmorra castrista, dedicarle aunque sea una canción era posiblemente un riesgo financiero. Era más práctico guardar silencio. Es imposible, a no ser que después de escribir esto-encontrar una fotos de los Stefan con Mario. Seguramente para esta gente Chánez de Armas no era cool.

Dos mil doce es el año de los “indignados”. Inspirados por la reciente revolución egipcia, que al final acabó con el sultanato de Hosni Mubarak y lo redujo a un giñapo, la izquierda internacional se lanzó a las calles para protestar. Les salió mal. En España los dejaron que se cansaran. En New York les cayeron a palos. En Grecia e Italia “La vida sigue igual”. La mayoría hace cualquier cosa para no trabajar. Este es un fenómeno cuya mayor fuerza ha cobrado en Latinoamérica, aunque no podemos sorprendernos de esto: el Realismo Mágico vive en la carótida del tercer mundo. Alemania, la economía más sólida del planeta no quiere saber de estos zarrapastrosos y si no fuera por Angela Merker ya hubieran tirado el Euro en el Rhin, por toneladas. Y es que esta pobredumbre no inspira ninguna revolución, a no ser que sea contra ellos. No trabajan. No tienen una agenda ni un fin que no sea joder a los demás. Han quedado rezagados a lo que proyectan: la indigencia.

Al final del 2012 estarán deambulando por las calles de este mundo, soñando con tomar por la fuerza los bancos y las ciudades para llenarlas de campamentos y comunas. Si no cambian de táctica el 2013 serán aún peor para esta legión de vagos y oportunistas.

La súbita y predicable muerte de Whitney Houston estremeció al mundo este año. La diva llevaba 20 y tantos años abusando de las drogas y en lo que fue la mejor época de su vida se enamoró de Bobby Brown. Ese fue el verdadero comienzo de su desastre. Los dos llegaron a hacer un “reality show” que daba verguenza-como se decía cuando había verguenza-. Los dos se ayudaron, se amaron, se ridiculizaron hasta destruirse. El tiempo, que todo lo arrasa, logró hacernos ver que Whitney con su increíble talento y su estirpe-hija de Sissy Houston y Diane Warwick-era la más noble y auténtica de los dos. Brown sobrevive y Whitney está muerta. Se entregó totalmente a su carrera en los 90 y a la cocaína por el resto de su vida. La cocaína siempre gana.

Houston fue llorada por el mundo eulogiada por Kevin Costner-entre otros. El 17 de mayo del 2012 el mundo perdió a La Diva: Donna Summers. No hubieron grandes funerales para la mejor voz de su generación, quizá de todos los tiempos. No se le dedicaron horas y horas en las cadenas más importantes de televisión a una mujer que había deleitado al mundo con su talento. Summers no hacía drogas, era una mujer sin escándalos, no se había casado con un chulo, no caía borracha ante la gente. Fue quizá la más grande de las cantantes negras norteamericanas pero no era controversial, no era de “su época” y por eso su muerte pasó como un aire de otoño, su partida fue noticia forzada, nota de media hora. Como bien escribió Federico García Lorca: “La vida no es justa/ni Buena/ni sagrada.”

El verano estuvo marcado por las Olimpiadas de Londres. Los américanos arrasaron con las medallas una vez más. Los juegos olímpicos siempre tienen un atractivo especial, pero si algo llamó la atención el pasado año fue de la organizada manera en que los ingleses prepararon las celebraciones. No hubo escándalos, la apariencia de las calles londinensas fue impecable, asi como lo fue el comportamiento de su pueblo. Fueron los olimpiadas de Michael Phelp y de Ryan Lochte, quienes se llevaron un saco de medallas y de paso, varios records mundiales.

Entonces en Octubre llegó Sandy para darle un toque fatal al 2012. Arrasó con la costa este de Estados Unidos. Fue una carta de suerte sobrevivirlo. Menos fortuna tuvieron sus victimas con las compañías de seguros. El daño causado está en los billones de dólares. Los afectados han comprendido que las compañías de seguros son una especie de mafia respaldadas por las leyes que éstas indirectamente escriben-mediante el “lobbying”- para saquear a sus “clientes”. Se ha reportado que personas que han perdido sus casas por las inundaciones de Sandy y han pagado sus seguros de casa por 20 años, éstas les han dicho que tenían que haber leído bien todos los renglones de su póliza. Existen casos, no escasos, en los que les han dicho que no pueden pagar ni un centavo porque la inundación cubría la lluvia que caía del cielo, no el agua salada que los dejó en la calle.

Y es que el 2012 se mostró tan inhumano como los bancos, a los cuales el presidente Barack Obama dio billones para ayudar a los dueños de casa a salvar sus hogares y cuando trataron de hacer la “modificación” de la hipoteca los bancos les salieron con tantas trabas que lograron frustrar a una buena parte del pueblo norteamericano.

También fue este el año de los perros y las armas de fuego. Más norteamericanos se han percatado de que sus perros son sus mejores amigos y sus pistolas, shotguns y rifles automáticos son sus inseparables compañeros. Y es que mientras más locos matan a inocentes en este país más se arman los norteamericanos. Existen ahora más de 300 millones de armas registradas en Estados Unidos con una población de casi el mismo número. Los agentes comunistas y sus tontos y no tan tontos útiles se han activado para pasar leyes con el fin de desarmar al pueblo. Les será difícil. Aquí hay una sólida Segunda Enmienda. Y si usted sale de estas áreas metropolitanas se dará cuenta que los americanos se toman esto de llevar una pistola en la cintura en serio: “Una sociedad libre es una sociedad armada”, dicen.

Cierra el año y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se encuentra en un hospital de la Habana con un respirador artificial. Después de cuatro operaciones y una campaña presidencial, Chávez parece que va sucumbiendo al cáncer fulminante que lo agobia. Nadie debe alegrarse de esto, excepto los familiares de los que han muerto por culpa de Chávez, ante su divina indiferencia. Ahora su torpe y peligroso lacayo, Nicolás Maduro, proyecta su imagen hacia el poder. Poder que él no tiene el carisma de sostener, ni siquiera con la ayuda del aparato represivo cubano. Y es que Enrique Capriles, inclusive criticado por segmentos de la “oposición” venezolana, prevalece y continúa ganando elecciones. Se ha colocado como el opositor del comunismo en laVenezuela post-Chávez.

Chávez y su maquinaria de trampas le ganó a Capriles este año. El amaestrado de Maduro no le gana a Capriles tan fácil. Aún con esta nota de esperanza democrática la corrupción militar chavista será difícil derrotar, más fácil comprar. Después de todo el billete reina. Y todos los militares de nuestra era en Latinoamérica bailan al son del poder, del dólar. Los juramentos son un símbolo, un gesto de aceptación en la familia de multimillonarios que tradicionalmente han manejado el país. Un amigo que trabajo con la CIA en los años 70 en Venezuela me decía que los militares y políticos en Venezuela se llevaban “hasta el mantel de tu casa”. El chavismo ha venido a exacerbar el pasado con nuevo título: la revolución bolivariana. El pueblo ha quedado reducido a las migajas que les tira Chávez. Lo importante es no trabajar, que no es un lema exclusivo del país: es la bandera que se enarbola desde México hasta Atenas.

Este fue el vigésimo aniversario del asesinato de John Lennon. PBS nos hizo recordar la época pre-911, donde la inocencia dominaba pero los mismos locos activaban sus pistolas, en este caso a nombre de un libro que se sigue, asombrosamente, enseñando en las aulas de clases de Inglés de este país: The Catcher and the Rye. Para cerrar 1982 Chapman le pegó un tiro a John Lennon frente al edificio donde vivía feliz con su esposa y sus hijos. Desde entonces y este pasado año en particular The Dakottas han sido un sitio favorito de sus fans, después de 20 años de su muerte.

En 2012 los coreanos del norte lanzaron otro de sus inservibles tarecos al espacio. Clamaron victoria pero días después la NASA declaró que no tenían control de cohete especial y todo había sido un desastre. No puede ser de otra manera en el país más peligroso del universo, donde cuando condenan a una persona de hablar en contra al líder máximo TODA su familia termina en un campo de concentración, donde morirá de hambre, abusos y torturas por parte de los seguidores del culto del rarísimo Kim Jung Hun.

Al final del año murió en trágicas circunstancias “La Diva de la Banda”, Jenni Rivera y la cultura mexicana se impuso en los canales de televisión hispana de Estados Unidos. Uno de los “shows” que más la lloró fue el de “EL Gordo y La Flaca”, dos personajes de la picaresca cubana que habían derramado cubos de lágrimas días antes por el asesinato del ex-campeón mundial “Macho Camacho”, del que eran-según parece- inseparables amigos. El boxeador puertorriqueño que tanto talento había derrochado en el ring se convirtió en el paño de lágrimas de EL Gordo; un paparazzi despreciable e inútil que no puede ocultar su falsedad ni en el funeral de un campeón como Camacho. A Camacho le sonaron tres balazos en Puerto Rico, una de las balas chocó con la mandíbula y le traspasó el cuerpo, rompiéndole la carótida y dos vértebras vitales de la columna vertebral. Cortos días después El Gordo paró de llorar a Camacho y desplazó su hipocresía sobre la muerte de la cantante Jenni Rivera. Este tipajo es tan doble cara que me parece imposible que los fans de Jenni Rivera no hubiesen podido divisar su evidente comercialismo y su maldad a través de sus lágrimas empapadas en los dólares que gana haciéndose el bueno ante la comunidad hispana. El gordo es una pitralfa humana. Como cubano que he dedicado años de mi vida a denunciar, a luchar y a poner mi vida en peligro por la libertad de Cuba siento verguenza y asco por este señor y su acompañante, que quizá jamás hubiese llegado trabajar en televisión sin la ayuda de Emilio and Gloria Stefan; los playeros de la música, los magos del engaño artístico. El dúo más poderoso del mundo musical hispano.

Jamás podría haber sido la presidenta de Argentina Cristina Kisrner sin usar la imagen de su difunto marido. Realizó su campaña sobre el difunto. Los dos parecían dos estafadores pero el pueblo argentino es más ingenuo de lo que el mundo, alejado del cono sur, se imagina. Cristina, que compró $100,000 en zapatos en una visita a Nueva York, es la nueva Evita, la defensora de los pobres del gran país suramericano, repleto de inmigrantes italianos que se creen mejores que nadie pero que son menos que la mayoría. Su país, un desastre de vagos. Nadie quiere trabajar. Hay más cantantes que argentinos. Hay más presentadores de programas, bodas y fiestas que los argentinos que desde los años 70 en Madrid deambulaban de fiesta en fiesta para prestar sus servicios de animadores. Cristina Kirshner personifica al argentino vago, al nacionalista de bolsillo, al imperialista nacional disfrazado de populista. Su hurto de la petrolera española YPF y sus desastrosas políticas económicas comienzan a causar estragos: cerrando el año los argentinos se votaron a la calle en una manifestación multitudinaria contra la presidenta.

Después de una de las más sucias campañas que se se haya lanzado a un candidato presidencial en Estados Unidos, Barack Obama desafió a todos los super blancos, a la extrema derecha y a todos “los que no botan por el negro” para ganar de calle una elecciones tan definidas como la blancura y la riqueza de su oponente: Mitt Rodney. Obama desbarató a Romney pero no antes sin gastarse un billón de dólares en la campaña. Mitt se gastó otro tanto. Y es que en este país hasta para ser alcalde de un pueblo lleno de basura, impuestos, corrupción e indígenas que viven ilegales en sus calles, usted necesita un millón y medio de dólares o lo hacen polvo. La madre de la política: el dinero, jamás ha sido tan decisivo en campañas locales, estatales y sobre todo nacionales.

Dos mil doce fue el año que despedimos a Robin Gibb, a Sallie Rice; la astronauta y a Dick Clark, el conductor de American Band Stand, programa que los jóvenes de los años 70 veíamos asiduamente todos los sábados por la mañana. Perdimos a Neil Armstrong, el primer ser humano en pisar la luna.
Este es el año en que Televisión Española coronó con “Isabel”, y se confirmó con “La Señora”, “Cuéntame como pasó” y “Amar en Tiempos Revueltos”, haciendo polvo a Televibasura y su circo de payasos. Es el año cuando más televidentes alrededor del mundo pudieron apreciar las fiestas de San Fermín y los especiales de La Gran Vía y España en toda su gloria. Fue el año en el que los criollos nos acercamos más a la madre patria y nos alejamos más de la indiada, de la incivilización.

Cerrando el año despedimos a Jack Klugman, quien encantó a millones alrededor del mundo junto a Tony Randall en “The Odd Couple” durante los 70. Klugman no es una figura como James Dean o Clark Gable pero según los standards del legendario Hollywood descendieron así los personajes emblemáticos. Será recordado como el pesado del “Odd Couple”. No obstante, para millones vivirá como Oscar, el hombre que le dio vida a la serie.

El 2012 cerró con dos especiales de Televisión Española: uno del Grande de España: Raphael. Y otro de Miguel Bosé, que casi llega al título- quienes subrayaron sus talentos y dieron al desastre cirquense de Univisión una lección. Ese Univisión que nos trata día a día de sumergir en la más insondable mediocridad, mientras el resto de Latinaomérica se revuelca en el perreo del reggetón, en un desprecio total y mal intencionado hacia el arte, en una imposición de la vulgaridad y el salvajismo, en un angustioso silencio ante el buen gusto y una creciente cultura a la violencia que hunde cada día a este continente en el rincón más alarmante y sucio del mundo.

Feliz 2013.

~ by Rafael Martel on December 25, 2012.

2 Responses to “Adiós al trágico 2012”

  1. Muy buen análisis.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: