Muerte de astro olímpico relacionada con mal servicio de urgencias

LA HABANA, Cuba, 27 de diciembre de 2013, Dania Virgen García/ http://www.cubanet.org.- El pasado domingo 22 de diciembre, en una fiesta popular por el fin de año, el luchador grecorromano Lázaro Rivas, alias El Cocuyo, de 38 años de edad y natural de San Nicolás de Bari, fue apuñalado por la espalda por otro deportista de nombre Wilfredo, de 19 años de edad, informaron fuentes solventes desde la provincia Mayabeque.

Lázaro Rivas Scull perdió la vida como consecuencia de las heridas. La prensa nacional oficialista apenas reseñó la noticia, tratándose de una de las glorias del deporte cubano.

Según fuentes de esta información, Rivas se encontraba escuchando al cantante reguetonero El Yonqui, que había visitado el municipio por las actividades de fin de año.

Eran las doce de la noche cuando el agresor esperó a que un amigo de la víctima lo dejara solo. Sin darle tiempo, le propinó 11 puñaladas por espalda, cuello y abdomen.

Luego de herirlo gravemente, salió huyendo y se entregó a la policía.

En el lugar de los hechos no había agentes del orden público.

La víctima fue llevada para el policlínico del municipio. Allí le dieron los primeros auxilios. Lázaro Rivas permaneció muy grave hasta que llegó la ambulancia (SIUM), que tardó más de una hora.

En el municipio no existen servicios intensivos. El centro de coordinación está a 30 kilómetros de distancia y la central de ambulancia a 10, con un solo carro disponible para toda la provincia. En ese instante, el vehículo se hallaba con otro enfermo.

Al llegar al hospital provincial, ya Rivas había perdido mucha sangre, y no había material para transfundirlo. Los médicos comenzaron a operarlo por el cuello, descuidándose de los pinchazos del abdomen. Esto provocó una hemorragia interna. Falleció de un infarto masivo.

En el funeral no estuvieron glorias deportivas importantes, solamente su entrenador y dos deportistas retirados. Tampoco la prensa nacional contribuyó en los honores de esta importante figura deportiva.

Fue enterrado el 24 de diciembre, en el panteón de los deportistas.

No faltó la vigilancia de los policías de la Seguridad del Estado, que estaban pendientes de que no hubiera altercado entre familias.

Lázaro Rivas comenzó su carrera deportiva en la especialidad de lucha greco- romana, en 1985, cuando solo tenía 10 años de edad. Dos años más tarde, fue captado para la EIDE provincial, después de haber ganado varias medallas. En el 1990 es promovido a la ESPA nacional.

Con apenas 20 años de edad, en 1995, por su excelente carrera logró llegar al equipo nacional de Cuba. En 1996 gana medalla de oro en los juegos panamericanos. Luego integra al equipo de los juegos olímpicos de Atlanta, siendo el primer deportista del municipio de San Nicolás de Bari en participar en una olimpiada, en la que obtuvo el quinto lugar.

Antes de finalizar ese año 1996, conquistó la medalla de bronce en la Copa del Mundo celebrada en Colorado Springs, Estados Unidos, último certamen en el cual se compitió en 52 kilos, pues de ahí en adelante la mínima división sería la de 54.

En este nuevo peso ganó el máximo pergamino en el Campeonato Panamericano de 1997, y concluyó noveno en el Mundial. Tuvo su mejor año en 1999, cuando dominó los Juegos Panamericanos de Winnipeg y el Campeonato Mundial de Atenas.

Se retiró en febrero de 2011, en la Ciudad Deportiva, ingresando en la filas de la glorias del deporte nacional.

Igualmente, en su ciudad natal de San Nicolás Bari, fue homenajeado como hijo ilustre.

~ by Rafael Martel on December 29, 2013.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: