Con brigadas violentas Cuba consolidó su revolución

•February 28, 2014 • 2 Comments

Armados con pistolas y palos, los colectivos cubanos mantienen la represión en la isla.


Mujeres partidarias del Gobierno participan en un acto de repudio a las Damas de Blanco (Efe)

FRANK LÓPEZ BALLESTEROS | EL UNIVERSAL/Venezuela
viernes 28 de febrero de 2014

Con una perfeccionada estrategia de represión que engavetó los largos arrestos, torturas y fusilamientos a opositores cubanos, el Gobierno de Raúl Castro viene aplicando cambios en los métodos con los que la seguridad del Estado logró por la fuerza consolidar la revolución.

Cuba viene recurriendo con más frecuencia a sus grupos parapoliciales, como las “Brigadas de Respuesta Rápida (BRR)”, nacidas en la década de 1980 con la misión de agredir física y verbalmente a la disidencia para infundir miedo y aplacar futuros focos adversos.

Con unas 6.400 detenciones arbitrarias por motivos políticos en Cuba en 2013, el Gobierno raulista optó por arrestos de corto alcance, agresiones físicas moderadas, multas e intimidación en las calles contra opositores, que mantiene a la sociedad con el mismo sentimiento de indefensión.

En un sistema donde la lealtad era un requisito esencial y la disidencia un delito, la Cuba de Fidel Castro conformó las BRR con funcionarios de seguridad, población adepta al proceso, policías de civil, delincuentes y militantes del Partido Comunista, que estaban armados con pistolas o palos.

Con golpizas, asaltos, ataques verbales, las BRR fueron el mayor muro de contención en los años más duro de la represión de la dictadura cubana.

“Las brigadas se enfocaron en los 80 en aquellos cubanos que deseaban abandonar el país. A partir de 1990 la emprendieron contra los defensores de derechos humanos, hasta ir finalmente focalizándose en cualquier opositor o activista”, escribía desde La Habana el disidente y activista cubano Antonio Rodiles.

En la actualidad, estos grupos formados en su mayoría por agentes pagados por el Ministerio del Interior, “trabajan quirúrgicamente en evitar la propagación de los focos de descontento o de libre pensamiento dentro de la población cubana”, advertía el opositor, quien ha estado varias veces detenido.

Las Damas de Blanco, movimiento integrado por esposas y familiares de presos políticos, fue una de las que más sufrió acoso por parte de estos grupos en 2013, reveló la independiente Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (Ccdhrn).

Desde que asumió el poder en julio de 2006, Raúl Castro apostó por revivir los llamados “actos de repudio” y acciones vandálicas ejecutadas por las brigadas, a diferencia de las largas condenas con las que su hermano marcó el régimen.

Linchamiento verbal

Las Brigadas de Respuesta Rápida son las ejecutoras de los “actos de repudio”, que nacidos en los años 80, consistieron en hechos de agresión verbal o linchamiento.

“Esta práctica la sufrían los activistas de derechos humanos, periodistas y bibliotecarios independientes, miembros de organizaciones civiles no oficiales, entre otros”, explicaba Eloy González, médico cubano exiliado en Estados Unidos, que maneja un proyecto en respaldo a la medicina.

González recuerda que era el “Gobierno a través de su policía política la que se encargaba de organizar estos actos, arreando a una turba de maleantes que se situaba al frente de las viviendas de los opositores sin que ellos pudieran salir ni entrar a sus casas por horas y a veces días”.

Los brigatistas -explicaba el médico- comenzaban a gritar “¡ahí dentro están los gusanos, parece que tienen miedo, no salen, si salen los vamos a ‘partir’ (agredir)!”.

Esta mezcla de brutalidad parapolicial ha sido exportada por Cuba durante años como parte de su aparato y estrategia de seguridad cuyo objetivo es lograr la sostenibilidad de los regímenes que atraviesan serios reclamos democráticos.

Conforme la violencia se institucionalizó, el Gobierno de los Castro propagó un discurso de unión y pacificación social -un llamado a la paz mundial-, que por años ofreció una imagen cándida de una revolución socialista, que en la actualidad tiene 87 presos políticos, como denuncia en enero la Ccdhrn.

Murió Huber Matos, comandante disidente de la revolución cubana

•February 27, 2014 • Leave a Comment

Después de acompañar a Fidel Castro en su lucha contra Fulgencio Batista, se opuso al comunismo. Fue encarcelado durante dos décadas y denunció torturas. Falleció en Miami a los 95 años


Fuentes de la ONG Cuba Independiente y Democrática (CID) confirmaron a Infobae el fallecimiento de Huber Matos Benítez, uno de los comandantes más cercanos a Fidel Castro durante la campaña del líder cubano que derrocó a Fulgencio Batista en La Habana.

Era un docente que daba clases en Manzanillo, además de cuidar una pequeña plantación de arroz. Pero después del golpe de Estado que le permitió acceder al poder a Batista, el 10 de marzo de 1952, comenzó a colaborar con la resistencia y debió exiliarse en Costa Rica.

Por sus discrepancias con el régimen, fue torturado y recluido 20 años.
Desde allí trabajó reuniendo recursos, armas y hombres, para recuperar el poder. Se unió a Castro y fue ganando jerarquía en sus filas hasta llegar a ser nombrado Comandante del Ejército de Camagüey, cuando ya la revolución había triunfado.

Sin embargo, no estaba de acuerdo con la tendencia pro comunista de su jefe y éste no se lo perdonó: lo acusó de sedición y ordenó su arresto. Aunque hubo mociones que pedían fusilarlo, Castro finalmente decidió juzgarlo y fue condenado a 20 años de prisión en diciembre de 1959.

Fue recluido en la Isla de la Juventud, donde cumplió la sentencia completa.

En el libro Cómo llegó la noche relata los hechos ya resumidos y también sus años en prisión durante los cuales denunció haber sufrido torturas extremas.

Más tarde adhirió a la disidencia cubana de Miami y se desempeñó como secretario de Cuba Independiente y Democrática (CID), donde trabajó para difundir por el mundo sus denuncias y las de otros oprimidos por el Gobierno castrista.


Entrevista de Huber Matos en Willax TV (Perú)

Esta es la famosa carta de renuncia de Huber Matos a Fidel Castro en 1959:

Camagüey, octubre 19 de 1959
Dr. Fidel Castro Ruz
Primer ministro
La Habana

Compañero Fidel:

En el día de hoy he enviado al jefe del Estado Mayor, por conducto reglamentario, un radiograma interesando mi licenciamiento del Ejército Rebelde. Por estar seguro que este asunto será elevado a ti para su solución y por estimar que es mi deber informarte de las razones que he tenido para solicitar mi baja del ejército, paso a exponerte las siguientes conclusiones:

Primera: no deseo convertirme en obstáculo de la Revolución y creo que teniendo que escoger entre adaptarme o arrinconarme para no hacer daño, lo honrado y lo revolucionario es irse.

Segunda: por un elemental pudor debo renunciar a toda responsabilidad dentro de las filas de la Revolución, después de conocer algunos comentarios tuyos de la conversación que tuviste con los compañeros Agramonte y Fernández Vilá. Coordinadores Provinciales de Camagüey y La Habana, respectivamente: si bien en esta conversación no mencionaste mi nombre, me tuviste presente. Creo igualmente que después de la sustitución de Duque y otros cambios más, todo el que haya tenido la franqueza de hablar contigo del problema comunista debe irse antes de que lo quiten.

Tercera: sólo concibo el triunfo de la Revolución contando con un pueblo unido, dispuesto a soportar los mayores sacrificios… porque vienen mil dificultades económicas y políticas… y ese pueblo unido y combativo no se logra ni se sostiene si no es a base de un programa que satisfaga parejamente sus intereses y sentimientos, y de una dirigencia que capte la problemática cubana en su justa dimensión y no como cuestión de tendencia ni lucha de grupos.

Si se quiere que la Revolución triunfe, dígase adónde vamos y cómo vamos, óiganse menos los chismes y las intrigas, y no se tache de reaccionario ni de conjurado al que con criterio honrado plantee estas cosas.

Por otro lado, recurrir a la insinuación para dejar en entredicho a figuras limpias y desinteresadas que no aparecieron en escena el primero de enero, sino que estuvieron presentes en la hora del sacrificio y están responsabilizados en esta obra por puro idealismo, es además de una deslealtad, una injusticia, y es bueno recordar que los grandes hombres comienzan a declinar cuando dejan de ser justos.

Quiero aclararte que nada de esto lleva el propósito de herirte, ni de herir a otras personas: digo lo que siento y lo que pienso con el derecho que me asiste en mi condición de cubano sacrificado por una Cuba mejor. Porque aunque tú silencies mi nombre cuando hablas de los que han luchado y luchan junto a ti, lo cierto es que he hecho por Cuba todo lo que he podido ahora y siempre.

Yo no organicé la expedición de Cieneguilla, que fue tan útil en la resistencia de la ofensiva de primavera para que tú me lo agradecieras, sino por defender los derechos de mi pueblo, y estoy muy contento de haber cumplido la misión que me encomendaste al frente de una de las columnas del Ejército Rebelde que más combates libró. Como estoy muy contento de haber organizado una provincia tal como me mandaste.

Creo que he trabajado bastante y esto me satisface porque independientemente del respeto conquistado en los que me han visto de cerca, los hombres que saben dedicar su esfuerzo en la consecución del bien colectivo, disfrutan de la fatiga que proporciona el estar consagrado al servicio del interés común. Y esta obra que he enumerado no es mía en particular, sino producto del esfuerzo de unos cuantos que, como yo, han sabido cumplir con su deber.

Pues bien, si después de todo esto se me tiene por un ambicioso o se insinúa que estoy conspirando, hay razones para irse, si no para lamentarse de no haber sido uno de los tantos compañeros que cayeron en el esfuerzo.

También quiero que entiendas que esta determinación, por meditada, es irrevocable, por lo que te pido no como el comandante Huber Matos, sino sencillamente como uno cualquiera de tus compañeros de la Sierra -¿te acuerdas? De los que salían dispuestos a morir cumpliendo tus órdenes–, que accedas a mi solicitud cuanto antes, permitiéndome regresar a mi casa en condición de civil sin que mis hijos tengan que enterarse después, en la calle, que su padre es un desertor o un traidor.

Deseándote todo género de éxitos para ti en tus proyectos y afanes revolucionarios, y para la patria -agonía y deber de todos- queda como siempre tu compañero,

Huber Matos

Fuente: Infobae

Policia y bandas criminales atropellan a los venezolanos: este es el socialismo

•February 26, 2014 • Leave a Comment

Mientras los jóvenes estudiantes venezolanos son asesinados por sus esbirros, Nicolás Maduro le pide al pueblo que lo acompañe a bailar

•February 26, 2014 • Leave a Comment

COMUNICADO VENEZUELA 24-02-2014

•February 25, 2014 • Leave a Comment

Venezuela: ¡ATROZ! Captado el momento en que la GNB “golpea” con un casco a estudiante

•February 24, 2014 • Leave a Comment

Otra víctima de Nicolás Maduro-TRAS BRUTAL GOLPIZA DE LA GUARDIA NACIONAL: Fallece el ingeniero Alejandro Márquez

•February 23, 2014 • Leave a Comment

<p

Tras cuatro días de agonía falleció el ingeniero en Sistemas, Alejandro Márquez, quien fue golpeado brutalmente por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana en la Candelaria.

Luego de a Márquez le diagnosticaran muerte cerebral, aún seguía recluido en un centro de salud, información que dio a conocer su hermana, Nancy Márquez.

Sin embargo, la tarde de este domingo Nancy informó a través de su cuenta en Twitter @nancytamf que su hermano había fallecido.

Márquez salió de su residencia el miércoles a participar en una de las manifestaciones, cuando un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana lo detuvo y le exigió que le entrara su teléfono celular, en el cual grababa las incidencias de las barricadas colocadas en la esquina de Candilito. El profesional corrió para evitar que lo sometiera y el efectivo le disparó. La víctima pudo evadir las balas, pero se cayó en la acera y se golpeó la cabeza.

Posteriormente, se conoció que los efectivos castrenses le propinaron una golpiza y se llevaron su celular. Fue trasladado al hospital Vargas. Luego fue trasladado al Centro Médico Docente La Trinidad, donde permaneció en coma. Le diagnosticaron muerte cerebral y falleció este domingo.

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 191 other followers